FACEBOOK

VISTAS
21 de Mayo del 2019

Niki Lauda, el austríaco imparable

El tres veces campeón de la F1 falleció a los 70 años de edad, pero dejó un gran legado en el deporte motor
Sufrir un accidente que lo tuvo al borde de la muerte y le causó quemaduras en el rostro podría haber orillado a cualquiera a retirarse de la Fórmula Uno, pero no a Niki Lauda, esto simplemente aumentó su deseo de triunfar en el automovilismo. El piloto austríaco que conquistara los títulos de la categoría madre del automovilismo en 1975, 1977 y 1984 corriendo para la escudería de McLaren, falleció el lunes a los 70 años de edad, después de haber padecido varios problemas de salud. "Sus logros únicos como deportista y como empresario son y serán siempre inolvidables. Su dinamismo inagotable, su rectitud y su valentía serán un modelo y una referencia para todos nosotros", recordó su familia en la nota en la que anunció su muerte”, informó su familia por medio de un comunicado. Lauda ganó sus últimos dos títulos de la F1 después del accidente que sufrió el uno de agosto de 1976. El piloto logró recuperarse para regresar a las pistas con más deseos de éxito y terminó por convertirse en leyenda. En 1985 se retiró como piloto, pero su vida seguiría siempre relacionada con este deporte, donde será recordado como uno de los mejores y más valientes de la F1.