FACEBOOK

VISTAS
04 de Julio del 2019

Muerto 'El Perro'... ¿se acabó la lucha?

Con el fallecimiento de Pedro Aguayo se fue una de las últimas grandes figuras de la lucha libre mexicana, deporte que no ha vuelto a tener íconos a la altura de aquellos gladiadores de los años 70 y 80.
La muerte de Pedro “Perro” Aguayo no solo significó el adiós a uno de los últimos ídolos de la lucha libre mexicana, sino que una parte de este deporte también se fue con el llamado “Can de Nochistlán”. Aguayo era uno de los sobrevivientes de la época dorada del deporte del pancracio mexicano, alternó con grandes figuras como el Santo, Blue Demon, el Solitario y Huracán Ramírez, su nombre era respetado dentro y fuera del país. Hoy, la lucha libre mexicana parece adolecer de íconos como el Perro, si bien existen gladiadores como LA Park, Rush y Alberto “El Patrón” del Rio, ninguno ha logrado una conexión como la que tuvieron Aguayo y sus antecesores. Los “Jrs” o hijos de leyendas tampoco han logrado acercarse a la fama de los luchadores de antaño, quizá sí se han ganado el respeto sobre el cuadrilátero, pero su fama no se compara con la de aquellos ídolos de las décadas de los 60, 70 y 80. Las arenas siguen registrando la presencia de aficionados pero ya no en la misma medida que décadas anteriores en las que los recintos lucían abarrotados, ahora la lucha libre ha perdido algunas caídas y parece estar en la lona. Pero también es cierto que el deporte del pancracio se niega a tener las espaldas planas y que le cuenten los tres segundos, se mantiene vivo, aunque ya no cuenta con el apoyo mediático de años atrás, las televisoras ya no le dan el mismo tiempo y espacio a este deporte, en la década de los 90 fue la última ocasión en la que se le dio gran peso a las transmisiones de estos eventos. Por lo pronto, se sigue a la espera de una nueva época de oro en la que surjan figuras de la talla del Perro Aguayo para que no podamos decir que “muerto el perro… se acabó la lucha”.