FACEBOOK

VISTAS
28 de Diciembre del 2018

El mexicano que dominó los Siete Mares

Antonio Argüelles completó uno de los mayores retos que existen para nadar en aguas abiertas, pero más allá de reconocimientos y premios por este logro, los siete mares le dejaron enseñanzas y experiencias que ahora comparte con el mundo
Le dijeron que no creían posible que completara un nuevo reto, que ya estaba grande para vivir una aventura como esa de nadar los siete mares, pero Antonio Argüelles no solo completó esa hazaña, también obtuvo enseñanzas que le permitieron ver de otra forma la vida. Conocido como “El Siete Mares”, por ser una de las siete personas que han nadado el Canal de la Mancha, el Canal de Catalina, el Estrecho de Gibraltar, el Estrecho de Tsugaru, el Canal de Molokai, el Estrecho de Cook y el Canal del Norte, el mexicano se ha ganado el respeto del mundo. Tras completar este reto, el originario de Cuernavaca, Morelos, fue reconocido con el Récord Guinness al hombre de mayor edad en cruzar los siete mares, luego de conseguir esto a los 58 años con 110 días. Pero fueron las enseñanzas y experiencias de estos momentos las que dejan más satisfecho al atleta nacional, quien ahora las comparte por todo el mundo. Son siete las experiencias que el reto de los Siete Mares le dejó a Argüelles, la primera es que no importa la edad que se tenga, uno siempre puede seguir soñando y poniéndose retos. La segunda es que hay que estar preparado para lo impredecible, algo que aprendió al recorrer el Estrecho de Gibraltar; la tercera es que debes preocuparte y disfrutar el trayecto, no solo el cumplir el objetivo final, así se lo dejó en claro el mar que recorrió en Tsugaru. “Aprendí, y esa es la lección de Sugaru, que muchas veces pasamos la vida con el objetivo de a dónde queremos llegar, y el camino de lo que sucede lo olvidamos y hallé un gran placer descubrí yo en preocuparme por el camino y no nada más el final”, comenta Argüelles. La cuarta enseñanza es que todos tenemos dudas alguna vez en nuestra vida, nadar en las aguas de Molokai le hizo ver esto. Si no tomas riesgos, no vas a conocer tus límites, es fue la quinta enseñanza para el atleta mexicano, y lo aprendió mientras nadaba el Canal de Catalina. La sexta experiencia fue que tu mente tiene que estar preparada para enfrentar los momentos más difÍciles. Y la séptima es que todos tenemos miedos. “Lo que me enseñó el Canal del Norte es que todos tenemos miedos y otra vez no nos gusta hablar de nuestros miedos. Ese día yo tuve que conquistar el miedo que le tenía al agua fría. Cuando estoy a punto de terminar los siete mares y darme cuenta que hay una posibilidad de que me vaya muy mal”, explicó el deportista Antonio, tercera persona en el mundo en haber conseguido la Triple Corona, nadar el Canal de la Mancha, el Canal de Catalina y darle la vuelta a la Isla de Manhattan, dominó los siete mares, dominó sus miedos y queda como un ejemplo de vida para nunca dejar de lanzar brazadas en la vida.