FACEBOOK

VISTAS
29 de Marzo del 2019

Manoseo de franquicias

Aunque el Veracruz descendió matemáticamente, se mantendrá en Primera División, principalmente, por todos los cambios que han acontecido y el movimiento de franquicias de la Liga MX
Tiburones Rojos del Veracruz perdió la categoría por quinta vez en su historia, pero permanecerá en Primera División porque no hay descenso y porque en la Liga MX existe un auténtico manoseo de franquicias. Para que el equipo continúe compitiendo en el Máximo Circuito la próxima temporada, el dueño del Tiburón, Fidel Kuri Grajales, deberá pagar 120 millones de pesos que exige la Liga MX. ¿De dónde va sacar esa cantidad con adeudos de por medio? Pero además del pago por continuar en Primera, Kuri reveló que recibe presiones de la Liga MX por vender al equipo. Si esto sucede, el Tiburón quedará a la deriva y la franquicia podría trasladarse a otra ciudad, como en su momento hizo Fidel Kuri con La Piedad en 2013, el último año en el que más de un equipo cambió de sede. En aquella ocasión, Los Reboceros se ganaron su derecho a ascenso en el campo, pero Kuri, entonces dueño y presidente de la franquicia, decidió llevársela a Veracruz. Por si fuera poco, en ese mismo verano la Liga MX permitió que Grupo Salinas vendiera a Jaguares de Chiapas y se trasladara a Querétaro, equipo que descendió, pero siguió compitiendo por adquirir la franquicia. Y permitió que el San Luis, entonces propiedad del empresario poblano Hugo López Chargoy, se fuera a Chiapas, dejando a la capital potosina sin futbol. Un manoseo similar ocurrió también en el verano del 2002, cuando la Federación Mexicana de Futbol decidió aumentar la Primera División a 20 equipos. En ese entonces, La Piedad pasó a ser Querétaro; y Veracruz, que seis meses antes jugaba como Irapuato y se trasladó al Puerto, se convirtió en Jaguares de Chiapas. En cambio, ascendió San Luis y una franquicia filial del Veracruz de nombre Tiburones Primera A. Y por si fuera poco, seis meses después, en enero de 2003, Toros del Celaya cambiaron de nombre y se hicieron los Colibríes de Cuernavaca. En promedio, el costo por adquirir una franquicia de Primera División oscila entre los 250 y 300 millones de dólares, o al menos eso fue lo que invirtió Jorge Vergara para comprar Chivas en el 2002. Para el torneo de Apertura 2019, la Liga MX aumentará a 19 equipos con el conjunto que recién ascienda. Además del Veracruz, otro equipo que podría ser vendido son los Lobos BUAP, quienes encontrarían en Mazatlán su nuevo destino, el puerto sinaloense que edifica un estadio para 20 mil personas y con una inversión de 459.6 millones de pesos. ¿Cuándo terminará el manoseo de franquicias de la Liga MX?