FACEBOOK

VISTAS
23 de Febrero del 2018

El mal del nuevo estadio

Maldiciones, enfrentamientos, asistencia a la baja y abucheos, son algunas de las cosas que tienen que enfrentar Rayados y su afición tras el cambio a su nueva casa
La nueva casa de Rayados es algo que pueden presumir los albiazules. Pero también es algo que les ha traído algunos dolores de cabeza. El BBVA, escenario con capacidad para poco más de 51 mil espectadores, es uno de los mejores estadios de Latinoamérica. Pero desde su inauguración hasta ahora, ha sido protagonista de sinsabores. Con el nuevo estadio llegó una nueva leyenda urbana, la famosa gallina negra enterrada en las bases del inmueble. Cuento o no, los aficionados de Tigres se han encargado de mantener viva esta leyenda tras las Finales que se le han escapado al Monterrey en este escenario. Conocer el nuevo estadio causó la aparición de “Rayados de Moda”, aficionados que solo van al BBVA a tomarse fotos, festejar los goles y abuchear cuando el equipo no gana, aunque haya hecho un buen juego. Estos aficionados, que son una gran mayoría, son los que pudieron comprar los costosos abonos y los que suelen abandonar el estadio antes de que se acabe el juego. Es un hecho, al BBVA, no van los mismos seguidores Rayados que se asoleaban en el Estadio Tec y no paraban de alentar a su equipo. El nuevo estadio fue ocupado en su mayoría por estos nuevos aficionados quienes no solían apoyar en todo momento, lo que propició que el estadio fuera frío en comparación con el Tec y la aparición de otro apodo para los fanáticos de Rayados: Pingüinos. Y el nuevo estadio trajo una nueva cancha, con un césped de más calidad… pero que no termina por echar raíces. Rayados no solo pelea por festejar su primer título de Liga en este nuevo estadio, también tendrá que soportar a una nueva generación de aficionados, a una leyenda urbana que sigue viva y a una cancha que ha dejado mucho que desear.