FACEBOOK

VISTAS
21 de Enero del 2019

Un loco en Tuzolandia

Martín Palermo está a punto de ser el nuevo entrenador de Pachuca, quien como jugador fue excéntrico, pero el máximo goleador del club Boca Juniors
De nueva cuenta, Tuzos del Pachuca apostará por una idea diferente para la dirección técnica. Tras el despido del español ‘Pako’ Ayestarán, luego de perder frente al América este fin de semana, las miradas apuntan hacia el argentino Martín Palermo, entrenador joven de 45 años. Apodado ‘El Loco’ debido a sus excentricidades tanto dentro como fuera de la cancha, Palermo ya estaría prácticamente amarrado para ser el nuevo timonel tuzo. Sin embargo, ha sido como jugador cuando Palermo ha dado la nota y más de que hablar. Es famoso en el futbol argentino por haber sido el goleador histórico de Boca Juniors con 236 anotaciones en la Liga de su país natal. También porque una vez jugando con la Selección Argentina, falló tres penales en un partido de Copa América contra Colombia, un récord para la historia del futbol mundial. Como dato curioso, aquel arquero colombiano era Miguel Calero, leyenda de los Tuzos del Pachuca, el club al que llegará como DT Martín. Jugando para Villarreal de España, en 2001, tuvo la mala fortuna de que se le cayera una barda de la tribuna en el festejo de un gol contra el Levante, ocasionándole doble fratura de tibia y peroné. Pero en su país muchos le tienen aprecio porque a pesar de la adversidad nunca se venció, apodándolo inclusive el “optimista del gol”. En 2009, en las eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010, un gol suyo al último minuto contra Perú evitó que Argentina fuera eliminada de la justa, en medio de un torrencial aguacero. Y como colofón final a su odisea, Palermo tiene el récord de haber sido el jugador debutante más viejo que anotó en una Copa del Mundo y esto ocurrió en el Mundial de Sudáfrica 2010, cuando en el tercer partido de la fase de grupos le marcó a Grecia el 2-0 definitivo. Ese fue el único partido de Mundial que jugó en su vida, participando sólo 15 minutos. Como entrenador, Palermo busca la misma estrella con la que brilló en sus años mozos de jugador. Lleva seis años dirigiendo y en Pachuca espera encontrar el éxito.