FACEBOOK

VISTAS
06 de Junio del 2019

Las maromas reales de Neymar

Ahora se trata de faltas reales, de jugadas en las que el brasileño no puede fingir. En los últimos años, Neymar ha sufrido patadas que sí le han causado dolor
Después del Mundial del 2018, Neymar fue catalogado como un “actor”, como alguien quien gustaba de exagerar las faltas para tratar de engañar al árbitro, pero en los últimos meses, el brasileño sí ha sufrido entradas muy duras. Pero estos golpes dentro y fuera de la cancha coinciden con su llegada al PSG, equipo al que emigró en 2017 después de haber dejado al Barcelona. El atacante sudamericano se fue a Francia con la intención de brillar en el proyecto del equipo parisino, el cual tenía como objetivo conquistar la Champions League, pero no todo fue felicidad. Neymar sufrió algunas “faltas” en su nuevo club, como la diferencia con Edinson Cavani en aquella famosa acción del penalti. Pero también fue “tocado” por sus aficionados, cuando lo abuchearon por no querer darle el cobro de una pena máxima al uruguayo. Desde ahí comenzaron los rumores de un posible regreso a España, ya sea con el Barcelona… o con el Real Madrid. Neymar también sufrió otras fuertes patadas al no poder participar en partidos clave de la Champions tanto en 2018, cuando quedó fuera del juego contra el Real Madrid en Octavos de Final, como en 2019, cuando no pudo ayudar a su equipo contra el Manchester United, también en la ronda de Octavos. Pero es en los últimos meses cuando Neymar ha sufrido entradas más arteras en las que no tiene que fingir. En abril Hacienda comenzó a investigarlo por su prima de renovación con el Barcelona y por su fichaje con el PSG. Neymar apenas comenzaba a salir de esa situación cuando llegó la falta más dura hasta el momento,  una denuncia por violación. Este hecho aún se investiga, se habla de que al futbolista le pudieron tender una trampa, pero mientras su imagen ha sido manchada. El último golpe que ha sufrido el brasileño, es su rotura de ligamentos del tobillo derecho, lesión que le impedirá jugar la Copa América de este verano. Esta vez Neymar no está fingiendo, esta vez, las faltas, patadas y golpes… sí son reales.