FACEBOOK

VISTAS
12 de Noviembre del 2019

Es una pachanga

La Federación Mexicana de Futbol no sólo tiene que lidiar con los problemas del Veracruz, sino también con indisciplinas del gremio arbitral como las borracheras de emisarios del VAR.
No conforme con los problemas que tiene con el Veracruz, ahora la Federación Mexicana de Futbol también tiene otro dilema: las fiestas de sus árbitros. Y es que el último escándalo desatado en las entrañas de la Femexfut ha sido la suspensión de uno de sus emisarios del Video Assistent Referee, quien funde como coordinador desde la cabina central en los partidos. El exárbitro Mauricio Morales Ovalle y encargado de estas funciones, se fue de fiesta una noche antes y se le pasaron las copas, previo a su participación en el partido del sábado entre Chivas y Querétaro, por lo que estuvo indispuesto para acudir al compromiso. Justo el día del partido, Morales no pudo levantarse y acudir a una junta con las personas que manejan el VAR, lo que molestó al presidente de la Comisión de Arbitraje, Arturo Brizio, quien decidió regresarlo a la Ciudad de México y castigar al instructor.