FACEBOOK

VISTAS
29 de Enero del 2019

El otro Pacto de Caballeros

Los casi 22 años sin alzar un título de Liga han sido acompañados de una crítica constante hacia la directiva del Cruz Azul: que todos los refuerzos tenían que llegar por una vía, a través del promotor Carlos Hurtado
Pocos equipos cuentan con una lista de nombres para el olvido tan extensa, como Cruz Azul: Carlos Lizarazo, Nicolás Vignieri, Marcelo Palau, Waldo Ponce, Percy Olivares, Ramón Núñez, Danilo Vergne, Emilio Hernández, Roberto Ovelar, Watson Rentería, etc. Los casi 22 años sin alzar un título de Liga han sido acompañados de una crítica constante hacia la directiva de la Máquina: que todos los refuerzos tenían que llegar por una vía: a través del promotor Carlos Hurtado. Esa extraña relación es algo que podría calificarse como el “otro Pacto de Caballeros”, en referencia a esa regla que se aplica implícitamente dentro del futbol mexicano, que se refiere a que los equipos deciden entre ellos el destino de los jugadores, aunque ya no tengan contrato. Muchos de esos refuerzos de la Máquina resultaron ser petardos que no lograron explotar y terminaron yéndose en la penumbra. La presencia de Hurtado, se dijo siempre, impedía la llegada de jugadores de mayor calidad que pertenecían a otros promotores. Hace días, el técnico del Cruz Azul, Pedro Caixinha, reveló algo que, de ser cierto, pondría fin a una larga tradición no escrita, pues dijo que la Máquina está libre de promotores. Con su declaración, Caixinha se defendía de las preguntas de los reporteros que le señalaban que la llegada del portugués Stephen Eustaquio, había sido un capricho suyo. Libre de las manos de Carlos Hurtado o no, lo cierto es que el Cruz Azul aún no contrata a esas grandes figuras que se supone debe tener un equipo Grande.