FACEBOOK

VISTAS
05 de Noviembre del 2018

Crecen… y se descomponen

No es la primera vez que una selección mexicana de menores de 23 años es campeona del mundo en algún deporte, el problema es que conforme crecen, los integrantes de esos representativos ya no pueden repetir esas hazañas
En México, los jóvenes deportistas saben ser campeones del mundo, no hay barreras que los detengas y ponen en alto el nombre del país, el problema es que cuando crecen… se descomponen. El logro conseguido por la Selección Sub 23 de beisbol, que conquistó el Mundial de la especialidad, se une a otras hazañas de representativos nacionales en diferentes disciplinas, como el reciente subcampeonato mundial de la Selección Sub 19 de futbol americano, la clasificación al Mundial de la Sub 17 Femenil de futbol y la actuación de la Sub 20 en el Mundial de Futbol Femenil. También hay que recordar los resultados de las Selecciones Sub 17 de futbol que conquistaron el título mundial en 2005 y 2011, y la Sub 23 que en 2012 obtuvo la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres. El problema es que después de haber conquistado estas competencias y coronarse como los mejores del planeta, esos representativos mexicanos ya no pudieron repetir sus buenas actuaciones en las siguientes categorías. Se esperaba que la “Generación Dorada” de futbolistas le permitiera a México avanzar finalmente al quinto partido en un Mundial de futbol, en Rusia terminó el momento de algunos de los campeones del 2005 y no se consiguió nada nuevo. El futbol femenil también vivió un sonoro fracaso, pese a los buenos resultados de las categorías Sub 17 y Sub 20, la selección Mayor de mujeres no consiguió su boleto para la Copa del Mundo. Tal parece que cuando nuestros deportistas exitosos crecen, se topan con los altos sueldos y con la fama… se descomponen.