FACEBOOK

VISTAS
02 de Marzo del 2018

Hollywood a la luz de los mexicanos

Más allá de los Oscar, los directores mexicanos están mostrándole a la meca del cine cómo ver las historias bajo una luz completamente diferente
Este domingo, Del Toro podría conseguir sus primeras estatuillas con su romántica fábula La forma del agua, la gran favorita para los Oscar. Pero no solo son los premios, los directores mexicanos están reinventando la forma de hacer cine y le enseñan a Hollywood a ver las historias bajo una luz completamente nueva.

Primero fue Alfonso Cuarón

En 2013 Gravity nos puso a todos directamente en el espacio. Sin Houston ni aplausos por un despegue exitoso. Durante hora y media al alto vacío, Cuarón le mostró al mundo cómo usar el 3D con varias tomas sin corte, encuadres amplios y movimientos fluidos de cámara que ponen al espectador en el lugar donde todo pasa. Y ese es un sello de Cuarón. Ya nos lo había mostrado en Los hijos del Hombre… ¿Recuerdas esas gotas de sangre sobre la cámara? En ese filme, del 2006, el mexicano ya nos había presentado un rodaje con ópticas angulares en donde casi todas las escenas son planos secuencia que se alejan o acercan a los actores, de manera que la película tiene un aire muy personal. Muy Cuarón.

Luego, vino Iñárritu

El negro… quien con Birdman en 2015 le recetó una dosis de realidad a la industria del cine; y al año siguiente, con El Renacido, hizo algo que ni Scorsese había logrado. Darle un Oscar a Leo. Con Birdman, el director mexicano puso su marca personal al darle ese tono habitual entre lo decadente y lo ligeramente deprimente. Además, técnicamente -con excepción de algunas tomas al inicio y al final-  la película parece filmada en un solo plano secuencia  y los que saben, saben que eso no es nada sencillo, pues se requiere una sincronización de actores, luces y movimientos de plano, solo al alcance de maestros del séptimo arte. Mientras que en El Renacido, la crudeza de toda la película -incluyendo el hígado del oso- se llevaron los aplausos. En ambas cintas, Iñárritu estuvo acompañado de su fiel escudero...

Emmanuel “El Chivo” Lubezki

En un desafío técnico decidió grabar con luz ambiente. Según el director de fotografía, esa técnica permite obtener mejores colores, es por eso, que en esta escena DiCaprio se ve tan alarmantemente congelado. Y qué decir de Del Toro y sus monstruos. Desde las extrañas cucarachas de Cronos hasta las perturbadoras criaturas del Laberinto del Fauno, pasando por los imponentes Titanes del Pacífico, Del Toro siempre nos ha llevado a un viaje por la fantasía y el horror Y ahora, con La forma del Agua, el mexicano podría encontrar la consolidación de sus criaturas... Y seguramente lo hará.