FACEBOOK

VISTAS
06 de Marzo del 2020

Spotlight: el fallo de la justicia misógina

El exesposo de Abril Pérez Sagaón, principal sospechoso de su muerte, actualmente se encuentra evadiendo la justicia en Estados Unidos. Hoy indagan nexos del ex Ceo de Amazon México con reos del Reclusorio Oriente.
"Todo cuanto han escrito los hombres sobre las mujeres debe ser sospechoso, pues son a un tiempo juez y parte” -Poulain de la Barre Hasta hace poco el Gobierno de México, la ONU y la Unión Europea se unieron para crear la Iniciativa Spotlight, que pretende prevenir y eliminar el feminicidio en México. Pero de nada sirve la inversión de aproximadamente 7 millones de dólares por parte de la ONU y la Unión Europea si en nuestro país prevalece un sistema judicial opacado por la misoginia. No tenemos que esperar cuatro años a que de frutos una iniciativa como tal, empecemos hoy por erradicar el machismo que permea en el sistema judicial. Un machismo que claramente se ha visto en el caso de Abril Pérez Sagaón, que aunque las pruebas direccionan hacia un evidente feminicidio, los actores en dicho caso tratan de evadir la justicia y probar lo contrario. Hoy el caso de Abril sigue en el spotlight (nada que ver con la iniciativa) pues ni se eliminó ni se previno su feminicidio. Los jueces Federico Mosco y Luis Alejandro Díaz, y el magistrado Héctor Jiménez López dejaron en libertad al principal sospechoso de uno de los casos de feminicidio con mayor impacto en nuestro país y que actualmente se encuentra evadiendo la justicia en Estados Unidos. No quitemos del spotlight a estos cuatro hombres. …….. Hoy el caso de Abril sigue en el spotlight. Porque a la justicia mexicana le falló llegar a tiempo para prevenir su muerte. O más claramente, a su feminicido. Hoy el caso de Abril sigue en el spotlight. Porque a la justicia también le falló llegar a tiempo para girar una orden de aprehensión en contra de Juan Carlos García, su ex esposo y principal sospechoso del caso y así detenerlo y descartar que saliera del país. Nada extraño para un país que cuenta con una efectividad del 57.9 por ciento en lo que se refiere a órdenes de aprehensión y en donde la Ciudad de México es de los estados menos eficaces en la material, con un 35.6 por ciento según el Índice Estatal de Desempeño de las Procuradurías y Fiscalías 2019. Y es que, según afirma la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, Juan Carlos salió del país 5 días después de que Abril fuera asesinada. 5 días después. Se presume que habría caminado o pasado como ilegal desde Tijuana. Sí que le dieron tiempo. Pero por más iniciativas y montos exuberantes sean destinados a maquillar por encima a un sistema corrompido y machista de raíz, de nada sirve. De nada sirve, porque si a pruebas nos remitimos, solamente un 3.39 por ciento de todos los casos de muerte de niñas y mujeres se reportaron como feminicidio en años pasados, según datos del Diagnóstico Nacional de Acceso a la Justicia y Violencia Feminicida en México. Una cifra muy baja para estos tiempos. De nada sirve, porque tenemos jueces como Federico Mosco González y Luis Alejandro Díaz, y magistrados como Héctor Jiménez López, quienes dejan en libertad a hombres como Juan Carlos García. Y aunque actualmente se les investiga y dos de ellos están suspendidos de sus cargos…hasta ahí llega el reclamo. ¿Les parece poco? Abril muerta y cuatro hombres relacionados a su caso caminando en esta vida como si nada. Es un tanto irónico que Abril gritara a los cuatro vientos… o más bien al juez Federico Mosco que se sentía insegura pues estaba segura que la seguían en Monterrey y que ella y sus hijos no podían vivir en paz, pues Juan Carlos aún detenido llamó a la escuela de uno de sus hijos para molestarlo y aun así Mosco lo ayudó a que saliera en libertad el pasado 8 de noviembre. Increíble. Como también es increíble que el mismo juez el pasado mes de agosto haya puesto en libertad a un médico con antecedentes de abuso sexual que violó a una paciente. Mosco decidió no vincularlo a proceso por el delito de violación agravada. El agresor quedó en libertad y la victima prisionera de sus miedos. “Me siento cansada. Tengo más miedo del que ya tenía. A pesar de las pruebas que se presentaron, el juez lo dejó libre”. Y es que hoy en México la justicia falla, en especial hacia las mujeres. Porque en lugar de que se nos brinde seguridad se nos encarcela y no tenemos salida. Basta con que algún juez dude de la versión de la víctima, proteja al violador, al golpeador…al criminal, sacando provecho de los recovecos de las leyes. Y esto no se trata de cuestiones feministas o de empoderamiento… porque claro con el tema del feminicidio a flor de piel no falta el hombre que diga “algo de culpa tendrán las mujeres”. Ya sea la violada, la golpeada o la asesinada. Y sí… algo de la culpa tendremos… pero hombres y mujeres… si quitamos del spotlight a Juan Carlos García, Federico Mosco, Luis Alejandro Díaz y Héctor Jiménez. O al sistema de justicia actual mexicano. No permitamos que el spotlight quede en una simple iniciativa.