FACEBOOK

VISTAS
06 de Marzo del 2020

Si yo fuera el presidente

Si yo fuera el presidente, me sumaría al paro del 9 de Marzo de 2020. Tomaría las calles con las mujeres de México y el morado sería mi color.
Como en 2006, cuando encabezó la marcha nacional por la democracia por el presunto fraude electoral en donde exigía cero tolerancia hacia la corrupción, hacia la impunidad. Porque estaba seguro que le habían robado la presidencia. Algo menos grave a lo que sucede hoy…pues con los feminicidios se roban vidas. Si yo fuera el presidente, tomaría el Zócalo de la Ciudad de México. Como aquel 8 de septiembre de 2013 cuando hizo un llamado a los mexicanos para llenarlo y así lograr frenar las reformas a los artículos 27 y 28 referentes a la Reforma Energética que promovía en ese entonces el presidente de México, Enrique Peña Nieto. Porque se supone que la lucha es su esencia. O al menos, eso se veía y se sentía antes de que fuera presidente. ¿O no? Hasta un robot de IBM llamado Watson confirmó los tintes de su personalidad:, ‘es empático y compasivo’, aseguró. Y es que, antes de que fuera presidente, salía a la calle, exigía justicia, no se conformaba con menos. Se unía a la voz del pueblo. Por eso ahora que ocupa la silla presidencial, no comprendo. Tiene oídos sordos, ojos que no ven y corazón que no siente. Al menos así se palpa desde este lado. Porque no existe empatía hacia uno de los problemas más graves de México: el feminicidio. Y unos tantos mexicanos y otros tantos de varios países lo señalan porque esperan más y no menos. Porque si en 2006 gritaba “voto por voto, casilla por casilla”, hoy en 2020 debería de gritar “basta ya, ni una más, estoy con las mujeres de México”. Y si en 2006 se trataba de perredistas, panistas o priistas, hoy en 2020 no se debe tratar de liberales, conservadores o neoliberales. Tampoco de machistas y feministas. Ni de él. Sino de las mujeres y de las niñas que tanto necesitan ser abrazadas, auxiliadas. Si yo fuera el presidente, atendería inmediatamente la solicitud de Amnistía Internacional para reunirme con ellos por la preocupación de cómo el gobierno ha tratado el tema de derechos humanos, incluidos los feminicidios. Le haría caso al tiempo. Ese sabio que nos dicta que no hay que dejar todo para mañana porque puede ser muy tarde. Porque el tiempo en cuestión de feminicidios no espera sino todo lo contrario, arrebata... y vidas. 10 al día ya para ser específicos. Si yo fuera el presidente... escucharía. Pero más que nada… actuaría. Porque aunque no todo es mi culpa sino de la sociedad también y el problema del feminicidio ha existido por años, hoy se vive y se siente más que nunca…y hoy yo soy el jefe de la nación.