FACEBOOK

VISTAS
12 de Abril del 2019

Los Influencers Divinos

La Iglesia pasa por una crisis debido a los casos de pederastia y la pérdida de seguidores católicos. Pero las redes sociales han sido su salvación. Algunos influencers divinos han logrado crear estrategias digitales para acercar más a los creyentes y no tan creyentes. Las reglas de la Iglesia Católica han cambiado
En el nombre del padre, del hijo y del espíritu…Instagram-Whatsapp-Facebook-Youtube Soy católica. Pero debo confesar que no asisto a la Iglesia todos los domingos. Soy católica, pero cuando me siento a escuchar la homilía se me hace algo tan antiguo, tan lejano de estos tiempos. Y aunque mi Fe es más fuerte que nunca las herramientas para acercarme más a la Iglesia no se me hacen del todo actuales. Ni atractivas, ni modernas. Aunque esta percepción cambió hace algunos días cuando me llegó una invitación por Whatsapp de un sacerdote invitándome a escuchar y meditar el Evangelio diario. Y de “vivir la cuaresma”, no en el santísimo sino en redes sociales. Lo primero que pensé fue….”ya no saben qué más hacer para acercar a los fieles que están desertando a causa de tantos pecados cometidos por los mismos que predican”. Y sí muchos son los pecados, pero el pecado capital aceptado recientemente, el abuso sexual cometido por sacerdotes a menores y monjas, ha orillado a algunos fieles a dudar o incluso a desertar dicha religión. Hoy más que nunca es difícil creer en la Iglesia Católica. Y aunque el Vaticano instruyó tolerancia cero con respecto a dichos delitos, y que tan solo en México se hayan retirado entre 152 sacerdotes por pederastia, la realidad es que el escepticismo de los creyentes va en incremento. Y sí…los sacerdotes son humanos, no podemos depositar nuestra fe en unos cuantos, pero la Iglesia hoy en 2019 está en serios aprietos. Pero mientras unos sacerdotes se alejan, otros intentan acercarse influenciando positivamente a los fieles por la redes celestiales de Facebook, Instagram, Whatsapp, Youtube y Twitter. Ajustándose así a la vida ajetreada que llevamos y uniéndose a los challenges que vivimos a diario. Empezando por la cabeza de la Iglesia Católica: el Papa Francisco, quien ha roto las barreras de comunicación tradicional siendo uno de los más influyentes tuiteros actuales con 18 millones de seguidores. Poniéndose así a la par de jefes de estado como el ex mandatario de Estados Unidos, Barack Obama. "Que Dios nos siga dando esperanzas para el futuro y la fortaleza para seguir adelante" #SantaMarta. Escribió en su cuenta de Twitter. Y como dice el Evangelio según San Lucas 9, 57-62: "No será fácil pero te seguiré". Así siguieron sus pasos algunos religiosos y religiosas de habla hispana, que ya son famosos entre algunos creyentes por sus círculos de Whatsapp, perfiles de Facebook e Instagram y canales de Youtube. Como la ya conocida Xiskya Valladares, mejor conocida como “la monja tuitera” con más de 50 mil seguidores en Twitter. Es cofundadora de iMision, una organización católica que une a voluntarios para difundir el Evangelio por medio de redes sociales. O el cura rapero, Daniel Pajuelo, mejor conocido como smdani. Quien ha mezclado la religión, la tecnología, el rap y el popular juego de Minecraft. Y del que recibí el llamado a unirme a su grupo de whatsapp…el Padre Guillermo Serra, el “evangelizador de la palabra de Dios”. Hoy tiene 110 mil seguidores en Instagram y hace challenges como el “crossover challenge” para estar ad hoc con los tiempos modernos. Además, ha creado un grupo de cuaresma, en donde si no tuviste el tiempo de vivir la cuaresma tradicionalmente lo puedes hacer por este medio uniéndote al grupo Camino de Cuaresma: 40 días junto a Jesús. Con estos influencers divinos parecería que ya no tienes que ir a la iglesia a sentarte en silencio a escuchar el Evangelio, sino que ahora lo puedes hacer mientras estás en tu coche, paseando a tu mascota, en la sala de espera del doctor y así acercarte a Dios con un simple play. Después de todo como dijo el Papa Francisco “el internet es un don de Dios” y sí que lo es para estos tiempos turbios que vive la Iglesia Católica. Los creyentes y no tan creyentes están divinamente influenciados. Estará bien o estará mal predicar por redes sociales, eso ya es de cada quien. Lo que sí es que cuando se trata de religión habrá que renovarse o morir. El que esté libre de pecado, que lance el primer tweet.