FACEBOOK

VISTAS
27 de Septiembre del 2019

Los 58 de Greta

En 58 segundos, Greta Thunberg, se convirtió en la demostración global más vista sobre cambio climático. Más allá de generar algún cambio físico en el medio ambiente, está cambiando las reglas del juego en el sistema.
Este es solo un fragmento del discurso sobre cambio climático que dio la activista sueca Greta Thunberg en la Asamblea de las Naciones Unidas este pasado lunes. De los 4 minutos que dura su discurso apasionado, medios de comunicación de todas partes del mundo y redes sociales mostraron sólo 58 segundos. 58 segundos en el que se ve a una Greta con un toque teatral “Shakespeareano” aclamando entre lágrimas y con acento exageradamente europeo: “how dare you?.” Y así, en 58 segundos se convirtió en la demostración global más vista sobre cambio climático. Pero los reflectores sobre Greta permanecieron aún días después. Nada raro para alguien que viene de una familia de dramaturgos, autores y cantantes de ópera. 58 segundos fueron los que bastaron para que el mandatario de Estados Unidos Donald Trump se encendiera y tuiteara: “parece que es una niña muy feliz, entusiasmada por un futuro brillante y maravilloso. ¡Qué bonito verlo!”. Y de ahí que la propia Greta revirtiera el comentario del presidente con bronceado “perfecto” y lo pusiera como una descripción personal en sus propias redes sociales. Estrategia perfecta para una niña de 16 años, que más allá de generar algún cambio físico en el medio ambiente, está cambiando las reglas del juego en el sistema. Su voz retiembla y vibra, más allá de los protocolos diplomáticos, logrando así unir a 3.6 millones de personas en 169 países. Nada fácil para una niña que hasta hace unos años salió de una profunda depresión en la que no quería comer ni hablar. Le habían diagnosticado mutismo, pero en realidad padecía el síndrome de Asperger. Hace casi un año, a sus 15 años, Greta decidió salir de su depresión y sentarse afuera del Parlamento Sueco con una pancarta escrita por ella que decía “School Strike for Climate”. En ese momento sus padres y tutores no la apoyaron, pero ella siguió con su sueño: hacer algo de su vida y por el mundo. Desde ese agosto de 2018 todo cambió para ella. En alguna de las tantas entrevistas aseguró que “hace un año nada estaba pasando en mi vida. Siempre he sido la niña de atrás, que nunca dice nada. Pensé que no podía hacer una diferencia porque era muy pequeña”. Y sí que era pequeña cuando su voz comenzó a tomar forma. A sus 8 años aprendió en un salón de clases cómo algunos osos polares se morían de hambre. También le enseñaron que el mar se contaminaba cada vez más por plástico desechado por el ser humano. Pero para algunos la historia de Greta tiene otro lado y hay quienes piensan que está siendo manipulada. Aseguran que sigue un discurso ya escrito, que representa una estrategia publicitaria. Estrategia que incluso para algunos se asemeja a la propaganda Nazi de Joseph Goebbels. Así lo comentó Dinesh D´Souza analista de la derecha estadounidense, “niños, niñas nórdicas con trenzas y mejillas rojas, se utilizaban en la propaganda Nazi. Una técnica vieja de Goebbels”. Y mientras sus críticos la condenan y sus seguidores la aclaman, lo cierto es que estos 58 segundos han sido lo mejor que le ha pasado al sistema político actual. ¡Bravo Greta!