FACEBOOK

VISTAS
06 de Diciembre del 2019

#Lavozdeabril: Durmiendo con el enemigo

Hoy las mujeres en México somos #lavozdeabril aunque no hayamos vivido el mismo infierno que ella. Porque #abrilperezsagaon no puede contar su historia. No vivió para contarla.
Somos #lavozdeabril, aunque no hayamos vivido el mismo infierno que ella, porque Abril Pérez Sagaón no puede contar su historia.   No vivió para contarla.   El pasado 25 de noviembre a las 5:30 de la tarde fue asesinada en la Ciudad de México mientras iba en un coche con su abogado y dos de sus hijos.   El principal sospechoso: su ex esposo.   ¿Pero por qué este hecho nos llega tan fuerte?   Porque como muchas de nosotras Abril era hija, esposa, mamá y amiga.   Se casó con Juan Carlos García, un hombre que al parecer tenía la vida resuelta.   MBA en Wharton, una de las mejores universidades de Estados Unidos, ex CEO de Amazon México y ex director de marketing de Elektra.   Currículum profesional brillante pero currículum en casa oscuro.   Y es que a días de que asesinaron a Abril, su hija Ana Cecilia publicó en Twitter “ímagínense despertarse en la madrugada por los gritos de tu madre ensangrentada gracias al criminal que una vez llamaste papá”.   Qué fuerte, que un hijo diga esto de su padre.   Pero al parecer Juan Carlos se lo ganó a pulso, pues llevaba 10 años de los 25 de casados, maltratando a Abril, según cuenta Javier, hermano de la víctima.   De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, la violencia que ejercen parejas, esposos, exnovios o exesposos contra las mujeres en México es “severa y muy severa” en 64 por ciento de los casos.   Y un caso severo fue evidentemente el de Abril, quien llegó al hospital el pasado enero con golpes en la cabeza y heridas en la cara, pues su ex esposo la golpeó con un bat, la estranguló y la lastimó brutalmente con un bisturí mientras dormía a las 4 de la mañana en su habitación.   Uno de sus hijos la salvó, pues intervino en aquella monstruosa escena.   Desde ahí la batalla por comprobar que lo que había hecho Juan Carlos era un intento de homicidio.   Sí.   Batalla.   Porque por más que Abril y sus familiares intentaron comprobar que Juan Carlos quiso matarla y así refundirlo en la cárcel, los jueces Federico Mosco y Luis Alejandro Díaz decidieron ponerlo en libertad este pasado 8 de noviembre.   Y de ahí el desenlace de esta terrible pesadilla.   Irónicamente el juez Federico Mosco desestimó los hechos como intento de feminicidio y los catalogó como violencia familiar, pues según dice el hermano de Abril que el juez comentó que si hubiera querido matarla lo hubiera hecho a plena luz del día.   Pero qué sistema tan podrido y corrupto.   Y qué juicio tan pobre emitido por dichos jueces.   Tan pobre que les costó la suspensión inmediata a sus cargos.   Y es qué lamentablemente en México no contamos con un sistema legal eficaz que prevenga la muerte de la mujer en manos del enemigo.   Según datos de la ONU entre 10 y 9 mujeres son asesinadas diariamente en nuestro país.   Alarmante.   Es mas que evidente que el enemigo en casa y en nuestro país es un machista que nos acorrala y nos deja desprotegidas, sin voz.   Y así callamos hasta la muerte.   Entonces sí, como dijo la hija de Abril.   “Imagínense no poderle decir adiós, que te quiten tu mundo entero de un día para otro. Imagínense temer por tu propia vida sabiendo que en este país gobierna el que tiene dinero y no la justicia”.   No hay maquillaje o ley que elimine los golpes físicos o psicológicos o nos regrese la vida.   #Niunamás.   Hoy las mujeres somos #lavozdeabril.