FACEBOOK

VISTAS
15 de Mayo del 2020

#Covid19 Ya no aguanto a la Señora Cuarentena

AMLO dijo que algunos niños no regresarán a clases, pero yo ya no aguanto a la Señora Cuarentena. Ni en la época de la Gran Depresión se vivió algo así.
Ya no aguanto a la Señora Cuarentena. Por más que ella y Susana Distancia vean por nuestro bien y por la salud de todos, tengo que ser sincera, ya no las aguanto. Desde que las conozco, hace un par de meses ya, no soy la misma. Mi libertad se convirtió en encierro. Mi tiempo en el de todos menos en el mío. Y mi paciencia se agotó. Me la paso zoom zoom entre la escuela de mis tres hijos, el trabajo y los quehaceres diarios. Y es que por más que digamos que las mujeres podemos con todo, que somos las mujeres maravilla, esta vida zoom en cuatro paredes sí que nos ha dado una sacudida. Es un reto aún no superado para las perfeccionistas. Tantos años que las mujeres tardamos en liberarnos y ahora la Señora Cuarentena juega con nuestra libertad y salud mental… y aun así no nos garantiza estar libres de contagio. Está comprobado que durante el confinamiento las mujeres somos las que más presentamos cuadros de ansiedad, según una encuesta realizada por el Instituto de Investigación para el Desarrollo con Equidad. Y es que esta nueva vida no solo trae a nuestras rutinas de cabeza sino a nuestras emociones también. Porque aunque el quedarse en casa sea nuestra “nueva normalidad” no es nada normal que nuestros niños no socialicen, que como mamás no tengamos nuestro tiempo y que seamos todólogas de la noche a la mañana. Ni en la época de la Gran Depresión las madres vivieron algo así. Por eso, cuando esta semana el Gobierno Federal introdujo la estrategia para la nueva normalidad basada en un semáforo que dictará el fin de la cuarentena por municipio y el Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, afirmó que los niños y las niñas regresarán a clases cuando dicho semáforo esté en verde, no significa mucho para nosotras las madres porque seguiremos detenidas en una eterna luz roja gracias a la Señora Cuarentena. Y más si como dice un estudio del MIT, dos meses de encierro, otros libres, la Señora Cuarentena llegó para quedarse. ¡Ya no aguanto!