FACEBOOK

VISTAS
24 de Julio del 2020

#ConTaconesEntreLegos | El misterio del crimen Feminazi

Esther Salas nunca imaginó lo que le sucedería a su familia. Parece que la muerte persigue a todos los que tocan el caso Epstein y más ahora con las cuentas de Deutsche Bank.
Hoy el racismo está más vivo que nunca. Y lamentablemente el machismo también. La combinación de ambos es tan peligrosa y más si se disfraza de mensajero de Fedex y tira a quemarropa en la puerta de tu casa. Dejando a tu hijo muerto y a tu esposo mal herido. Esther Salas nunca imaginó que su vida se convertiría en un caso criminal parecido a uno de los 50 casos criminales que lleva en la corte de Nueva Jersey. Y es que el pasado domingo 19 de julio un hombre vestido de repartidor de Fedex tocó a la puerta de su casa. Su hijo y esposo abrieron y el supuesto repartidor comenzó a disparar quema ropa. El hijo de Salas de tan solo 20 años de edad murió y su esposo aún se encuentra grave en el hospital. Esther se salvó pues se encontraba en el sótano. ¡Qué horror! Tal cual serie de Netflix. Pero ¿quién es Esther Salas y por qué querrían hacerle daño? Esther es de esas mujeres latinas echadas para adelante. Aunque de niña vivió grandes adversidades en Estados Unidos nunca se dió por vencida, al contrario se graduó de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey y de ahí como dicen, rompió el techo de cristal. En 2006 fue nombrada jueza magistrada de Nueva Jersey. En 2010 la nombró el entonces presidente de Estados Unidos Barack Obama y en 2011 se convirtió en jueza de distrito en la misma entidad. Desde entonces fue la primera mujer latina en ese puesto. Bravo por ella. Pues ser jueza de distrito de Nueva Jersey no es cualquier cosa. Se necesitan pantalones para llevar casos criminales de alto nivel como los que se llevan en esa corte. Salas ha puesto en prisión a personajes como los GIudice de la serie Real Housewives of New Jersey, a unos tantos narcotraficantes de la zona y recientemente se le asignó el caso de Jeffrey Epstein y Deutsche Bank adquiriendo así el acceso a las cuentas bancarias del ya occiso pedófilo financiero y sus amigos VIP. O sea en otras palabras su portafolio contiene información de alto calibre. Salas tiene información que muchos quisieran ver enterrada… digo a la información y a ella. Por ende se cuelga una lista de enemigos secretos y uno que otro público. Como Roy Den Hollander, quien se dice fue el culpable del atroz crimen en su casa. Hollander, era un abogado conocido por sus casos antifeministas, o sea que no defendía para nada a la mujer, al contrario luchaba por quitarle sus derechos. En estos últimos años había acosado a Salas por redes sociales llamándola “feminazi” pues traía a Salas entre ceja y ceja. Se dice que la jueza llevaba un caso militar en el cual se pedía la defensa de las mujeres y no le resolvía a Hollander pues este las quería fuera del draft militar. No por nada en su página de Internet describe los casos antifeministas que llevaba entre ellos como las mujeres no deberían tener “Ladies Night” en los bares de la zona. ¿En serio? ¿En 2020 existen este tipo de abogados aprobados por el sistema? De preocuparse. Pero lo que ahora preocupa es que después de que Hollander mató al hijo de Salas e hirió a su marido se dio a la fuga, pero no avanzó mucho pues el lunes lo encontraron muerto en su camioneta y junto con él una lista de mujeres y una foto de Janet DiFiore la jueza principal de Nueva York. ¿Qué significó esto? Teorías conspiratorias hay y unos tantos dicen que lo mandaron a callar a Salas por el caso Epstein pues en las cuentas bancarias relacionadas con Deutsche Bank hay unas tantas personas de alto perfil involucradas que no quieren que sus nombres salgan a la luz. Aunque Hollander aparentemente se suicidó, hoy lo investigan por otro crimen cometido de la misma manera en California el pasado 11 de Julio en donde un hombre vestido de Fedex disparó al abogado Marc Angelucci. Que pesadilla. Saber que construiste tu sueño americano y que, por un hombre racista y machista, se caiga a pedazos. Hoy Salas llora la muerte de su hijo y seguramente está pensando si llevar o no el caso Epstein, pues puede que la muerte le siga tocando la puerta. Después de todo hay mucho gato encerrado por donde quiera que lo veas. ¿Sabremos la verdad del motivo del crimen Feminazi?