FACEBOOK

VISTAS
29 de Mayo del 2020

#ConTaconesEntreLegos Israel Vallarta: Un grito desesperado

La vida de confinamiento es nueva para muchos, mientras para otros es normal, pero injusta. Israel Vallarta lleva 15 años esperando justicia y hoy no está ni libre de contagio por COVID-19 ni libre de culpa.
Mientras esta vida de encierro es nueva para muchos, para otros tantos es normal… pero injusta. 15 años encerrado es lo que lleva Israel Vallarta, supuesto líder de la banda de secuestradores los Zodíaco. “Supuesto”, porque después se supo que el caso Cassez- Vallarta fue un montaje presuntamente orquestado por Genaro García Luna, Luis Cárdenas Palomino y Televisa durante el sexenio de Felipe Calderón. 15 años es lo que lleva Vallarta gritando desesperadamente por su libertad. Porque se haga justicia. Y cuando ya parecía que el gobierno hacía caso a sus plegarias… llegó el COVID19. Un virus que paralizó no solo a los juzgados que desenmarañaban su caso sino a su arma más poderosa, su voz. Y es que, aunque el pasado mes de abril Israel ya tenía síntomas relacionados con el coronavirus, no fue sino hasta el 12 de mayo que le notificaron a su esposa Mary que se encontraba grave. Y de ahí el hermetismo de las autoridades. Así que Mary se trasladó de Tampico a Guadalajara para asegurarse que su esposo no se enfrentara con la muerte, aún le quedaban varias audiencias importantes por desahogar, incluida la del periodista Carlos Loret de Mola. La presencia de su esposa en el penal de Puente Grande logró que Israel fuera atendido en el Hospital General de Occidente. Pues según Mary, las autoridades no estaban preparadas para un contagio masivo en dicho penal. Hoy Israel ya se encuentra de regreso en Puente Grande y, aunque está estable, no está libre de contagio y sigue con oxígeno según afirmó su asesor legal Ricardo Sayavedra al presidente de la asociación canadiense por la justicia y la verdad, En Vero. Y peor aún, un 70 por ciento del módulo en donde se encuentra Israel está contagiado y no los están aislando. Ni libre de contagio. Ni libre de culpa. Y es que lo que grita Israel es justicia y libertad y que no haya impedimento por la pandemia, después de todo ya esperó 15 años.