FACEBOOK

VISTAS
05 de Junio del 2020

#ConTaconesEntreLegos | I have a dream (can't breathe)

57 años….Y quien sueña con un mundo sin racismo, aún se asfixia. De la noche a la mañana la agenda internacional cambió del #Covid19 a #BlackLivesMatter, y es que el ´virus del racismo´ y del odio es más grave que el Coronavirus.
La cruda imagen de cuatro policías hostigando a un hombre de color llamado George Floyd mientras que uno de ellos, Derek Chauvin, se hincaba sobre un Floyd aun esposado, se viralizó en cuestión de segundos.  La libertad se asfixiaba.  ¿La razón? Un supuesto billete falso de 20 dólares que Floyd utilizó para comprar unos cigarros. De no creerse.  Y así se desató la ira mundial. Estadounidenses y gente de todo el mundo se sumaron a protestas masivas en contra del racismo y violencia desmedida. El confinamiento no los detuvo y la sana distancia tampoco. Adultos y jóvenes tomaron las calles mientras que el presidente Donald Trump amenazaba con militarizar en contra de las protestas. Afirmando que la ´´ley y el orden´´prevalece sobre todo. Como si volviéramos a la época del entonces presidente estadounidense Richard Nixon, cuando utilizó las protestas para hacer campaña presidencial navegando con la bandera de la ´´ley y el orden´´. Y es que al parecer el marketing político le importa más a Trump que su propio pueblo.   Mientras que otros líderes entran a defender los derechos humanos. A defender la grandeza de América. Y aunque hoy recibe sentencia máxima el policía que mató a Floyd en plena calle de Minneapolis y los otros tres policías también absorben cargos. Estados Unidos y el mundo siguen sangrando. Llorando. Porque hoy aquel sueño de Martin Luther King está muy lejos de estar vivo…al contrario se ha declarado muerto por asfixia.