FACEBOOK

VISTAS
10 de Julio del 2020

#ConTaconesEntreLegos | #Epstein #Maxwell #Trump Lolita Express: Sexo, Poder y Cámaras

Hoy la ex novia del fallecido Epstein, Ghislaine Maxwell, puede llorar tras las rejas, pero tiene un as bajo la manga que se presume usará como salvavidas.
Bien dicen que el dinero no lo es todo. Tampoco el poder. Y menos cuando el sexo es el que manda. Y existen videos sexuales explícitos como evidencia que pueden incriminar y arruinar unas tantas vidas públicas. Hoy la ex novia del ya occiso Jeffrey Epstein, la socialité británica Ghislaine Maxwell, puede llorar tras las rejas, pero al parecer tiene un as bajo la manga que se presume usará como salvavidas. Esto pone a temblar a muchos políticos y celebridades, entre ellos al presidente de Estados Unidos Donald Trump, al ex presidente, Bill Clinton, y al príncipe Andrés. Todos a bordo del Lolita Express. Dicen que Maxwell temblaba al momento de su arresto el pasado 2 de julio. Y no es para menos, pues pasó de vivir en una mansión a vivir en una prisión de alta seguridad en Nueva York gracias a su rol de “madam” en el Caso Epstein. Maxwell le hacía el menú al pedófilo financiero desde los 90s. Además de engatuzar, abusaba de las menores de edad. Vaya poder. Y es que se dice que desde 1997 hasta 2006 Epstein, Maxwell y unos tantos invitados VIP como Trump, Clinton y el príncipe Andrés vivían la vida loca a bordo del avión privado del magnate, el Boeing 727, llamado Lolita Express.  El nombre de Lolita Express nació por las niñas que viajaban junto a Epstein y sus demás compañeros pervertidos, pues unas tantas víctimas asegura que ahí hacían de todo, menos abrocharse el cinturón.  Las víctimas cuentan que fueron abusadas a bordo del jet y otras ya aterrizando, al llegar a las mansiones de Epstein en Nueva York, Palm Beach y en una isla privada. Hace un año se publicaron las listas negras de los que viajaban junto a Epstein y Maxwell, y nombres como el del ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, el presidente de Estados Unidos Donald Trump y el príncipe Andrés salieron a relucir. Y no una, sino muchas veces. Vaya, vaya. No por nada hace un año Clinton tuvo que salir a decir por qué viajó 12 veces a bordo del Lolita Express y el príncipe Andrés tuvo que defenderse de haber viajado con una ex convicta y modelo rusa. Trump aún tapa el sol con un dedo. O al menos eso piensa. Pero el secreto no durará mucho, pues se presume que en varias de las casas de Epstein había cámaras tal cual Big Brother y que al enfermo, porque no se le puede llamar de otra manera, le gustaba a parte de abusar de menores de edad, grabar a sus amigos con dinero y poder para tener evidencia por cualquier imprevisto. Órale, no quiero ni imaginar quién sale de protagonista en esos videos. Esta semana, una ex amiga de Maxwell confirma la teoría sobre la existencia de dichos videos a la publicación Daily Mail y dice que tal vez  la socialité británica los utilizará como su salvavidas de prisión.  ¿Será? Ya veremos este próximo 14 de julio, pues es el día de su primera audiencia. El caso es que apenas salió esto y el canal trumpista, Fox News,  al hablar del tema cortó una foto en donde salían Trump y Melania junto a Epstein y Ghislaine en la casa del presidente en Palm Beach, Mar a Lago justo el día que otra víctima aseguró que a los 14 años Epstein la llevó a dicha residencia y que le dijo a Trump: esta es una de las buenas verdad?. Coincidencia o no, Fox News salió a disculparse. Lo cierto es que ni Trump, ni Clinton y menos el príncipe Andrés quieren salir embarrados en dichos actos perversos pero tarde que temprano pagarán…digo, si es que hicieron algo malo. Pues el viaje en el Lolita Express no fue gratis...y tiene un costo muy alto. Ahora sí habrá que abrocharse el cinturón.