FACEBOOK

VISTAS
17 de Julio del 2020

#ConTaconesEntreLegos | El Santuario de Naya

No dejo de pensar en Naya y su hijo Josey. Y eso que no soy muy fan de la serie musical Glee. Pero soy mamá.
No dejo de pensar en Naya y su hijo Josey porque acabo de nadar en un lago con mis hijos de 7, 4 y 3 y como mamá te imaginas todos los escenarios trágicos al estar en el agua aún con chaleco salvavidas. Y nunca piensas que acabarás siendo una más de la estadística. Menos en el lugar que alguna vez llamaste “tu santuario”. Naya Rivera nunca se imaginó que su vida terminaría el 8 de julio en el Lago Piru en California. Lo que alguna vez llamó su “santuario”, su lugar de paz, se convirtió en su peor pesadilla. Tampoco imaginó que pasaría de ser una de las actrices más famosas de la serie musical Glee, Santana López, quien era voz principal de la comunidad LGBT a ser la novena persona que muere ahogada en dicho lago. O que usaría toda su energía para salvar a su hijo de las aguas californianas y que ella se hundiría segundos después hasta perder la vida. A veces… solo a veces… nos creemos invencibles. Pero no lo somos. Aunque nademos contra corriente. Se dice que la actriz de 33 años no ancló la lancha estilo pontoon mientras se lanzaba al agua a nadar con su hijo. Naya siempre sobresalió no solo por su papel en Glee sino por ser una hija y madre entregada. Pero ese magnetismo desapareció el 8 de julio. No daban con ella. Aunque sí con su hijo de 4 años quien dormía solo a bordo de la lancha rentada. Me parte el corazón. Saber que Josey lo vio todo. Mi hija, de la misma edad, se asusta cuando jugamos a las escondidas y no me encuentra. Josey ya no la encontrará. Y es que según autoridades del Condado de Ventura en California, Josey les platicó que él y su madre nadaron en el río y que de pronto Naya lo subió a la lancha pero ella nunca salió del agua. ¿Lloraría Josey al ver a su mamá perderse en las aguas cristalinas de su santuario? Estoy casi segura que sí. Un niño de 4 años no aguanta menos de 5 minutos solo en una lancha sin su madre. La inseguridad lo invade. Pasaron seis días de búsqueda por cielo, lago y tierra. Ochenta personas para ser exactos, se sumaron a la misión “In Search for Naya Rivera”. Las redes sociales se inundaron con mensajes apoyando la búsqueda de Naya y hasta unos tantos fans llegaron a decir que la actriz y cantante había presentido su muerte pues el 2 de julio escribió. “El mañana no está prometido. Y sí que no lo estaba. En medio de la desesperanza, su padre corrió al agua del Lago Piru para dar con su hija. Sus compañeros de Glee se reunieron a orillas del lago. Pero nada sobre Naya. Hasta que dieron con una foto que la madre de Josey le mandó a un pariente minutos antes de su desaparición y de ahí dieron con el lugar donde la encontraron. Ya sin vida. El mismo día que su ex compañero de reparto Corey Monteith cumplía siete años de haber muerto. Qué fuerte. No por nada unos tantos hablan de la “maldición Glee”. Se presume que el ex esposo de Naya, Ryan Dorsey, al escuchar la noticia se enojó pues no tenía ni idea del viaje de Naya y su hijo al Lago Piru. Según el compañero de cuarto de Dorsey al enterarse sobre la tragedia el también actor corrió por su hijo. Hoy los creadores de Glee se juntan para crear un fondo universitario que ayudará a Josey en un futuro. Mientras que Dorsey revela que no ha podido dormir pues ve un futuro incierto. Lo cierto es que Naya se arriesgó al subirse a esa lancha sola con su hijo de tan solo 4 años. Lo cierto es que su valentía también logró salvar la vida de su hijo. Nuestros hijos son nuestro todo. Pero a veces no medimos el peligro y ponemos nuestra vida y la de los nuestros a la deriva. Aun navegando las aguas de nuestro santuario.