FACEBOOK

VISTAS
28 de Agosto del 2020

#ConTaconesEntreLegos | Bye, Bye, Miss American Pie

Mientras Donald Trump perfeccionaba su script para la Republican Convention, su asesora Kellyanne Conway cerraba las redes de su hija Claudia Conway y ahora tiene que lidiar incluso con su propia dimisión.
Mientras que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, estaba ocupado perfeccionando el script de su familia para la tan esperada Convención Republicana de este 2020. Tratando así de salvar su pellejo para las próximas elecciones. Su asesora número uno, Kellyanne Conway, quién también se maquilló y logró dar su discurso en dicha convención, estaba ocupada cerrando las redes sociales de su hija, apoyando la renuncia de su esposo del proyecto anti trumpista, The Lincoln Project y apagando los fuegos de una que otra demanda por violar una de las leyes mas importantes en Estados Unidos, el Hatch Act. La mujer que manejó los secretos y los tropiezos trumpistas por años, ahora se enfrenta a una renuncia inevitable y todo parece indicar que es por el caos no solo político sino familiar que la persiguen. Tik tok. La perdición de Kellyanne Conway. Y es que por más maquillaje puesto a la perfección, vestido blanco tal cual Miss American Pie y un discurso impecable sobre empoderamiento de la mujer no logró tapar al sol con un dedo. Su cara tal cual Stepford Wife la delataba. Y las infinitas gracias a Trump por impulsar su carrera política también. Seguramente su cabeza no paraba de hacer Tik Tok y no por el tiempo de duración de su discurso sino por su desesperada hija quien acababa de hacer de las suyas causando una gran polémica no solo política sino familiar. Y es que días antes de salir a dar su último speech como asesora de Trump en la Convención Republicana, su hija Claudia de apenas 15 años gritó a los cuatro vientos … o más bien a las cuatro redes sociales (Twitter, Instagram, Facebook y Tik Tok) los problemas familiares de los Conway. La niña, que sí se ve muy afectada, logró que tanto su madre como su padre renunciaran a sus puestos de trabajo. Y hasta lo presumió. O sea que los trapitos sucios de los Conway no se lavaron en casa. La cosa es que Claudia puso a Twitter y a Tik Tok en llamas y en plena época electoral. Como diría ella “oh my god”. Los actores principales de las historias de Claudia: Kellyane Conway, su madre la asesora número uno de Trump y George Conway, su padre anti trumpista. That’s right. Vaya mezcla explosiva. Las hormonas de la adolescente, su madre y padre al descubierto y las elecciones en puerta. Una bomba literal. Literal… porque es casi imposible creer que los Conway hayan vivido todos estos años bajo el mismo techo, Por un lado la incondicional de Trump y por otro, George Conway, uno de los creadores de The Lincoln Project, proyecto radical anti Trumpista. Sí, el esposo de Kellyanne, aunque también republicano, es un abogado conocido por criticar fuertemente las políticas del presidente de Estados Unidos. Y aunque Trump lo atacó públicamente hace varios meses, Kellyanne permaneció en la Casa Blanca. ¿Un poco raro no? La esposa asesorando y tapando los secretos del presidente con bronceado perfecto y el esposo despotricando públicamente en contra….. ¿Juego, estrategia o estupidez? Cualquier opción con un alto precio a pagar. Como también hace un año casi la paga Kellyane, porque se presumía que hacía actividad política aún siendo asesora del presidente, lo cual está prohibidísimo en Estados Unidos, pues existe una ley federal llamada Hatch Act, la cual dice que no puedes estar hacienda actividad política si estás trabajando para el gobierno federal. Perita en dulce no era, pues varias veces la señalaron. Así que la novela de su hija Claudia en Tik Tok y Twitter era solo cuestión de tiempo. Y sí que lo era, pues bastó con que la adolescente hiciera pública su decisión de salirse de la familia Conway mientras le mandaba tweet a la demócrata Alexandra Ocasio Cortes para rogarle que la adoptara. Logrando así que la conversación demócrata y republicana se concentrará unos tantos días en el efecto Conway… o en la madre e hija Conway. Qué dolor como madre, pero también qué dolor como hija. Y más dolor saber que como gran estratega que eres, porque tanto Kellyane como George los son, no puedes estrategizar de la misma manera en casa. Ni en la tuya ni en la Casa Blanca. De nada vale ser de las mejores pagadas de la Casa Blanca si lo que hoy vale es lo que dice su hija Claudia, de ellos como familia y de Trump como presidente. Sino pregúntenle a sus fieles seguidores. ¿Le saldrá caro a Trump haber tenido una mujer a su lado como Conway? Veremos si será un factor decisivo estas próximas elecciones. Por lo pronto. Tik Tok hasta noviembre. Y… Bye, Bye Miss American Pie.