FACEBOOK

VISTAS
26 de Noviembre del 2019

A Few Good Men: Caso Trump

“You want the truth? You can´t handle the truth!” -Jack Nicholson (A Few Good Men. Colonel Nathan Jessup)

“¿Quieren las respuestas? No pueden soportar la verdad”.

Y es que la verdad y solo la verdad es que Estados Unidos tiene a un presidente que ha cometido todo tipo de pecados ilegales y no digo pecados al estilo Bill Clinton en la época de Paula Jones y Mónica Lewinsky, sino pecados graves en contra del sistema (aunque lo de Clinton no era para menos).

Un sistema que hasta hace unas décadas lograba permanecer en los reflectores de la admiración hacia otras naciones, aunque con unos cuantos claroscuros.

Pero hoy este sistema está topado con un sin fin de mentiras, cinismo y desfachatez por parte del presidente del país vecino con “bronceado perfecto” y su círculo más cercano, quienes se han visto en serios aprietos antes y después de que se hiciera pública la famosa llamada telefónica entre Trump y el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky

Es así como el pasado 13 de noviembre comenzaron los Impeachment Hearings, el juicio político público en donde se exhibe a un presidente que trata de esconder lo sucedido entre él y el presidente de Ucrania (entre otras cosas) y que con tan solo días de haber comenzado podemos ver los tintes de un juicio al puro estilo de la película de los 90´s  A Few Good Men.

Veremos si al igual que en la película galardonada triunfa la verdad.

……………

“Que si hubo un ‘quid pro quo’… la respuesta es sí”.

Con esta frase, Gordon Sondland, el embajador de los Estados Unidos en la Unión Europea, abrió el cuarto día de los Impeachment Hearings, afirmando que Trump más sus más allegados sabían todo sobre los deals que el presidente pactó con Ucrania a cambio de investigar a Joe Biden, su rival hacia la presidencia 20/20.

Sin duda una bomba para los republicanos que lo defendían (y aún defienden) y una arma directa al blanco para los demócratas que lo quieren fuera de la Casa Blanca.

Y es que Sondland ha sido el primero en hablarle directamente a Trump en el juicio político que inició apenas este pasado 13 de noviembre.

Tocando así a sus más íntimos secretos y compañeros como el Vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y el Secretario de Defensa, Mike Pompeo, quienes dijo sabían que los tratos con Ucrania “no eran secreto”.

Sondland lleva una carga tan pesada hacia Trump, que hasta lo han apodado “The Gordon Problem”, pero creo que bien podría ser parte de la solución o más bien de la resolución del afamado juicio político.

Sondland no titubeó al decir que presionó a Ucrania por “una expresa dirección del presidente Trump”.

Vaya trapito sucio.

Como el que también sacó a relucir la semana pasada Marie Yovanovitch, ex embajadora de Estados Unidos en Ucrania (porque la corrieron), quien al momento de decir que había “una campaña en contra de ella”, Trump salió a defenderse en su red social favorita, Twitter, afirmando que “cualquier lugar al que iba Marie se volvía malo”.

¿En serio?

Como si a cualquier lugar que va él se vuelve bueno…

NOT!

Y todo esto en tiempo real, mientras que Yovanovitch seguía testificando.

Increíble error para un supuesto hombre “astuto”... que más bien parece aprendiz (como en su show).

Pues hasta este error se suma a la lista de sus irreparables fallas, pues se cambió la jugada para los republicanos que lo defienden.

Aunque Estados Unidos tiene un historial de juicios políticos con presidentes como Bill Clinton y Richard Nixon, por mencionar algunos, y que nunca lograron quitarlos de la silla presidencial, aunque éste ultimo renunció antes del veredicto, el juicio de Trump es distinto.

Es un show mediático en tiempo real y con acciones al momento (digitalmente hablando.)

Con actores que pueden tardar horas en el banquillo al relatar los hechos pero que a few good men llegan a decir la verdad.

Históricamente se está avanzando.

Y más si hay a few good men dispuestos a quitar al no tan good man de su silla, la silla.

O sino pregúntenle a Roger Stone, Paul Manafort, Michael Cohen, Michael Flynn, George Papadopoulos y Rick Gates, quienes han intercambiado sus sillas por las rejas al mentir a las autoridades.

Pero ahora le toca al líder del círculo ser juzgado.

Veremos si los estadounidenses pueden soportar la verdad.