FACEBOOK

VISTAS
03 de Septiembre del 2020

Renuncia el veterinario que castró al oso de Chipinque

Renunció Martín Vargas Prieto, el veterinario que castró al oso de Chipinque.
Después de la gran controversia que causó la medida tomada por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) de castrar al famoso oso amistoso de Chipinque, en Nuevo León, el veterinario encargado de esta acción, Martín Vargas Prieto, renunció a su cargo. Vargas Prieto se desempeñaba en la Dirección General de Inspección y Vigilancia de Vida Silvestre, Recursos Marinos y Ecosistemas Costeros y, de acuerdo a medios locales, el ahora exfuncionario se había negado a firmar su renuncia. La titular de la Profepa, Blanca Alicia Mendoza y la subprocuradora de Recursos Naturales, Abigail Díaz de León, habrían advertido al veterinario sobre presentar una denuncia en su contra ante la Fiscalía General de la República (FGR) por daños a una especie en peligro de extinción. Fue ante esa premisa, que Vargas Prieto decidió presentar su renuncia, pues la decisión que se tomó de castrar al oso fue verbal y no tiene pruebas para acreditar que fue la Profepa quién ordenó esta acción. Según datos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en Nuevo León existen alrededor de 38 osos negros en una densidad poblacional de 0.02 kilómetros cuadrados, con tan poca superficie, estos animales se encuentran en peligro de extinción y están protegidos bajo la Norma -0 59 de la misma dependencia. La Profepa informó que en los últimos cinco años se han incrementado los avistamientos de osos negros debido a la escasez de agua y alimento en su hábitat natural ante la invasión de asentamientos humanos irregulares en su zona de paso. El llamado “oso amigable” fue enviado a la Sierra del Nido, en Coahuila, una reserva natural donde tendrá mucho más espacio para vivir.