20 de enero 2022

21 de septiembre 2021

Comunidad

¿Por qué hay tantos migrantes de Haití?

El caos y la pobreza que imperan en Haití, la crisis económica provocada por la pandemia en varias naciones sudamericanas y la ausencia de un acuerdo migratorio integral entre Estados Unidos y México, han provocado una crisis humanitaria en la frontera México-Estados Unidos.

Por Bernhard Buntru

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó? 
El caos y la pobreza que imperan en Haití, la crisis económica provocada por la pandemia en varias naciones sudamericanas y la ausencia de un acuerdo migratorio integral entre Estados Unidos y México, han provocado una crisis humanitaria en la frontera México-Estados Unidos.

¿Por qué importa?
Decenas de miles de personas de origen haitiano se encuentran en condiciones altamente vulnerables de insalubridad e inseguridad en Estados Unidos y México.

En Estados Unidos, la llegada de más de 10 mil migrantes al cruce fronterizo de Del Río, Texas, ha saturado a las autoridades migratorias estadounidenses y desatado una crisis política en ese país. En México, el sistema migratorio y los albergues a lo largo de la frontera sur y norte se encuentran rebasados. 

Los detalles:
Desde hace aproximadamente una semana, miles de migrantes -en su mayoría de Haití- han cruzado el Río Bravo desde la ciudad de Acuña, Coahuila, a la localidad de Del Río, Texas, donde desbordaron a las autoridades migratorias estadounidenses, quienes improvisaron un campamento debajo del puente internacional a la espera de procesar sus solicitudes de asilo.

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos envió refuerzos al sector de Del Río para gestionar el campo y ante la incertidumbre de que más migrantes puedan cruzar próximamente. 

“Para prevenir enfermedades relacionadas con el calor, el área con sombra debajo del Puente Internacional Del Río está sirviendo como un puesto temporal mientras los migrantes esperan a estar bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza”, explicó la institución en un comunicado.

De acuerdo con documentos judiciales de Estados Unidos, el gobierno mexicano ha puesto restricciones a los migrantes que acepta en retorno desde Estados Unidos, permitiendo que sean solamente mexicanos, salvadoreños, hondureños y guatemaltecos.

En la ciudad de Monterrey, al norte de México, alrededor de 500 personas de origen haitiano abarrotaron este martes las casas que dan albergue a migrantes, así como la sede estatal del Instituto Nacional de Migración. 

Ciudades fronterizas en territorio mexicano como Reynosa, Tamaulipas, también registran campamentos improvisados con cientos de ciudadanos de origen haitiano que esperan poder solicitar asilo en Estados Unidos. 

A manera de disuasión, el gobierno de Estados Unidos anunció este martes que doblaría la cantidad de vuelos de deportación de ciudadanos de Haití. Según refiere un funcionario federal citado por The Washington Post, el Departamento de Seguridad Interna incrementará los vuelos a seis o siete diarios.

La tarde de este martes, funcionarios aduanales de Estados Unidos le indicaron a la AP que las autoridades mexicanas habían comenzado a trasladar a migrantes Haitianos vía aérea a las ciudades de Piedras Negras, Coahuila, así como a Villahermosa, Tabasco y Tapachula, Chiapas, lejos de la frontera con Estados Unidos. Dos oficiales del INM confirmaron la información.

Asimismo, este martes la Secretaría de Gobernación de México, a través del Instituto Nacional de Migración (INM), acordó con representantes del gobierno de la República de Haití establecer una mesa de diálogo permanente que permita atender la situación de flujos migratorios irregulares provenientes de esa nación durante su ingreso y tránsito por México, así como su retorno asistido.

La semana pasada, versiones en la prensa conservadora de Estados Unidos dieron cuenta de autobuses con “cientos” de migrantes de Haití cuyo traslado a la frontera norte de México presuntamente había sido facilitado por las autoridades migratorias mexicanas.

El contexto:

La precariedad económica, la inestabilidad política y los devastadores desastres naturales han provocado un éxodo masivo de ciudadanos de Haití. 

De acuerdo con reportes periodísticos, muchos de los haitianos que buscan solicitar asilo en Estados Unidos habían salido de su país tras el terremoto de 2010 y se habían instalado en naciones sudamericanas como Brasil, Chile y Colombia, entre otras. Sin embargo, la crisis provocada por la pandemia los dejó sin sustento económico. Algunos ciudadanos de Haití incluso viajan con hijos nacidos fuera de ese país.

El asesinato del presidente de Haiti, Jovenel Moïse, el pasado julio, abonó a la inestabilidad política y social que se vive en el país caribeño, donde prevalecen la pobreza, la violencia de pandillas, los robos, los secuestros y la corrupción de las autoridades. 

Unos 30 mil haitianos ya habían cruzado a Estados Unidos en el último año, según datos de Aduanas y Protección Fronteriza (CPB, por sus siglas en inglés).

Publicidad
Publicidad
Publicidad