20 de enero 2022

29 de marzo 2016

Comunidad

Debate sin desperdicios

Cada vez son más las compañías que deciden donar comida a los bancos de alimentos, pero la mala administración que existe en el sector restaurantero sigue existiendo

Por Magenta Staff

COMPARTE ESTA HISTORIA

Lo que para unos es basura, para otros es el alimento del día a día.

Olive Garden destina millones de comidas para bancos de alimentos, pero prohíbe a sus empleados llevar a casa cualquiera de estos platillos, a pesar de que muchos de sus trabajadores son de bajos recursos.

Kelly Ditson, trabajadora de la cadena de restaurantes, declaró haber sido amenazada con despido si volvía a consumir alguno de esos alimentos.

“Me dieron una advertencia y me dijeron que esto podía ser considerado como robar a la empresa, y que podía ser despedida si lo hacía de nuevo”, dijo Ditson en entrevista con Quartz.

Pero, ¿por qué pasó esto?

“Hay enfermedades que se transmiten por alimentos, por medio de la saliva, si una persona con hepatitis deja restos o devuelve algo, y esta otra persona se lo come podría adquirir este tipo de enfermedades”, mencionó Fernando Ascencio, Consultor de Alimentos de Security Exchange.

Lo que esta controversia despierta es un debate sobre la mala administración de alimentos que existe en el sector restaurantero, a pesar de que cada vez son más las compañías que buscan entrar en la donación a bancos de alimentos.

De acuerdo con cifras de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, en América Latina se desperdician 78 millones de toneladas de alimentos al año.

Recientemente, Starbucks anunció FoodShare, un programa destinado a donar comida a bancos de alimentos con apoyo de sus 7,600 tiendas en Estados Unidos.

La empresa espera ofrecer alrededor de 5 millones de comidas preparadas durante su primer año.

Y en 5 años, tiene planeado rescatar el 100% de sus alimentos disponibles para donación, que representa 50 millones de comidas para el 2021.

“Como muchas de nuestras iniciativas de impacto social, la innovación y la inspiración nace de nuestros colaboradores que se encuentran apoyando y contribuyendo a sus comunidades”, declaró John Kelly, vicepresidente del Departamento de Responsabilidad Global, Comunidad y Política Pública de Starbucks.

“Ellos vieron en nosotros la oportunidad de hacer más, y buscar una forma de aprovechar nuestro status para proveer más comidas nutritivas para aquellos que lo necesitan”, agregó Kelly.

En nuestro país, la cadena de tiendas Oxxo y la Secretaría de Desarrollo Social firmaron un convenio para ampliar los comedores comunitarios en la Ciudad de México.

De acuerdo con información de Sedesol, en México se desperdicia el 37% de los alimentos que se producen.

Es decir, más de 10 millones de toneladas al año que equivalen a 120 mil millones de pesos.

Esto nos ayudaría a alimentar a 7 millones de mexicanos.

Publicidad
Publicidad
Publicidad