martes 30 mayo 2017
Que alguien me explique

Trump y el Salmo 133

Para muchos, la frase bíblica leída en el discurso de Donald Trump pasó desapercibida, pero para otros es una referencia directa al famoso Salmo 133, de David

POR Ramón Alberto Garza

Viernes 20 enero 2017

“La Biblia nos dice cuan bueno y placentero es cuando los hijos de Dios viven juntos y en armonía”.

La frase fue uno de los ejes del discurso de toma de posesión de Donald Trump como cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos.

Para la gran mayoría pasó inadvertida, como una frase mas de buena voluntad. Para los menos fue una referencia bíblica, como la que cada nuevo mandatario invoca en la nación en la que sus billetes llevan impresa la leyenda “In God We Trust” (En Dios confiamos).

Pero para otros, mas analíticos y estudiosos, esa frase es una referencia directa de Trump –o de quien le escribió su discurso- al famoso Salmo 133, de David.

 

Es un salmo de tres versículos que a la letra dice:

133.1 Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía.

133.2 Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras.

133.3 Como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sión, porque ahí envía Jehová bendición y vida eterna.

Para quienes analizaron ya el documento entre líneas, encuentran dos posibles explicaciones a la inclusión de tan delicada y selecta cita bíblica.

 

Una, que siendo la frase tomada de la Biblia Hebrea y al mismo tiempo parte de una popular canción también hebrea –Hine mah tov umanayim- se convierte en la ventana que muestra la influencia que sobre Trump tiene su yerno y estratega, Jared Kushner, quien profesa la religión judía.

Al mismo Kushner se le adjudica la invitación del rabino Marvin Hier a la ceremonia de toma de posesión en donde en su calidad de rector del Simon Wiesenthal Center dedicó algunas de las oraciones.

Otros analistas, sin embargo, refieren la inclusión del Salmo 133 a una fuerte influencia del pensamiento Masón dentro del círculo más cercano al nuevo presidente norteamericano.

No es un secreto que el Salmo 133 es la cita predilecta de los masones en todo el mundo, una cita que emplean ritualmente en la iniciación de muchas de sus actividades.

Dirán, y no sin razón, que es demasiada atención sobre una frase en el mar de citas que tiene el discurso inaugural de Trump.

Sin embargo incluir la que se conoce como La bienaventuranza del amor fraternal –así se le conoce al Salmo 133- en el mensaje de quien fincó su campaña en sembrar odios, es “curioso”, por decir lo

menos… o muy esquizofrénico por decir lo mas.

Sobre todo cuando la oratoria de Trump se centró en el regreso al

egocentrismo y la cerrazón de los Estados Unidos hacia el resto del

mundo. Primero nosotros, después los demás, fue el mensaje

del América First del nuevo presidente.

Por lo demás, no dejó de ser un discurso populista, muy distante

de la retórica agresiva de su campaña, incluyendo el uso de

lenguaje inusual en el léxico común del ahora mandatario.

Las pobres reacciones de la no tan abundante audiencia, lo dicen

todo.

Por eso yo me quedo con la pregunta: ¿quien le escribió el

discurso al presidente Donald Trump y que mensaje quiso

enviar con el Salmo 133?

CONOCE AL STAFF DE MAGENTA

Ramón Alberto Garza

Comentarios