martes 30 mayo 2017
Que alguien me explique

Peña-Trump: ¡Pero qué necesidad!

Los mas perjudicados de que el gobierno mexicano le sirva de escalera a Donald Trump son precisamente los demócratas

POR Ramón Alberto Garza

Jueves 1 septiembre 2016

Por dónde se le busque, no hay manera de entender el encuentro entre el presidente Enrique Peña Nieto y el controvertido Donald Trump.

¿Quién le vendió al mandatario mexicano la peregrina idea de que le podía ser políticamente redituable una reunión con el candidato republicano mas anti-mexicano, anti-inmigrante, anti-libre comercio en la historia de los Estados Unidos?

Porque aún en el mas optimista escenario, el presidente y gobierno mexicano pierden… y de calle.

Y es que, aún asumiendo que después del cónclave, Trump modifique su discurso y Peña Nieto le sirva como justificación para recuperar territorio hispano…¿alguien le creería?

 

Peor aún, los mas perjudicados de que el gobierno mexicano le sirva de escalera al candidato republicano son precisamente los demócratas. El presidente Barack Obama, y por supuesto la candidata Hillary Clinton.

¿Es acaso sensato que Peña Nieto le dé la espalda a  Obama por atender la agenda muy personal, muy política, de un candidato presidencial que no solo es antagónico a México, sino también a los intereses de quien hoy habita en la original Casa Blanca.

¿Cuál sería el sentimiento de los Clinton, quienes bajo el gobierno de Bill, en 1995,se lanzaron al vacío apoyando incondicionalmente a México con un préstamo multi billonario, a contracorriente de un Congreso norteamericano que lo había rechazado. Ya se nos olvidó que a la postre eso nos salvó de la hecatombe financiera del famoso Error de Diciembre?

 

Esos son los cuestionamientos que se dan si el resultado del encuentro Peña Nieto-Trump fuera bueno. Lo que ya de sí es muy malo.

Pero no se puede esconder lo evidente que fue que quien  impuso el día de la visita fue el anti-mexicano y anti-inmigrante candidato republicano, quien demostró una vez mas su agenda impositiva, fascista.

¿Algún asesor del presidente mexicano se atrevería a aceptar una visita tan polémica como esta, en la víspera del cuarto informe de Peña Nieto?

¿Alguien le recordó al presidente Peña Nieto nuestra Doctrina Estrada de no intervención? ¿Qué sentiría el gobierno mexicano si en unos meses mas Obama recibe en la Casa Blanca a Andrés Manuel López Obrador y a Magarita Zavala?

¿En calidad de qué se invita a candidatos que todavía no tienen ni autoridad ni poder para tomar las decisiones de nivel presidencial?

 

Hillary Clinton fue mas inteligente y dio cachetada con guante blanco. Dijo que cuando sea presidente de los Estados Unidos, si el voto la favorece, entonces se sentará con el mandatario mexicano. Antes para qué.

Lo único que ganó el presidente Peña Nieto fue una increíble  catarata de repudios en medios tradicionales y en redes sociales que condenaban el acercamiento con quien se auto designó desde el arranque de su campaña como el verdugo de los mexicanos.

Por lo pronto el mejor de los memes es aquel que habla del gran logro de la cumbre Peña Nieto-Trump: que México acepta pagarle a Trump el muro con el que amenaza, siempre que lo construya Juan Armando Hinojosa, el constructor de Higa, el amigo presidencial que levantó y financió “la otra Casa Blanca”.

Frente a esto, solo nos queda citar la sabia filosofía  del difunto Juan Gabriel…”Ay pero qué necesidad”.

CONOCE AL STAFF DE MAGENTA

Ramón Alberto Garza

Comentarios