sábado 29 abril 2017
Que alguien me explique

Los departamentos de AMLO

En días recientes dos casos de denuncias sobre presuntos actos de corrupción colocaron en evidencia a dos medios internacionales, el de AMLO y Trump

POR Ramón Alberto Garza

Viernes 30 septiembre 2016

El deporte por excelencia de algunos corresponsales extranjeros en México es “tírele al corrupto”.

Desde The New York Times, pasando por The Wall Street Journal y alcanzando a The Guardian o El País, los periodistas extranjeros que nos cubren saben que en la corrupción mexicana está una fuente inagotable de historias.

Y eso es muy bueno, porque suele suceder que algunas fuentes informativas confían mas en un corresponsal extranjero que en un colega mexicano, por el simple hecho de que los dueños de los medios internacionales –presumiblemente- no tienen intereses de por medio con el gobierno mexicano.

Viene esto a cuento, porque en días recientes dos casos de denuncias sobre presuntos actos de corrupción colocaron en evidencia a dos medios internacionales.

El primero fue el del pago de 29 mil dólares de impuestos prediales del departamento de Angélica Rivera en Miami, cubierto por un constructor como un presunto favor a la familia presidencial.

 

De acuerdo a lo publicado por el diario londinense, ese empresario –quien tiene un apartamento en el mismo edificio que la primera dama- lo habría hecho en reciprocidad a contratos recibidos desde el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Después de una larga batalla de alegatos, el diario The Guardian se vio obligado a publicar una disculpa pública, bajo el argumento de que su reporte no había estado apegado del todo a las exigencias de un justo y equilibrado ejercicio periodístico de investigación.

Ahora viene otro caso nuevo, no con el gobierno en turno, sino con Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo a una investigación de The Wall Street Journal, el virtual candidato presidencial de Morena omitió en su declaración 3 de 3 exhibir la propiedad de dos departamentos por valor cercano a los 110 mil dólares, unos 2.2 millones de pesos.

 

De inmediato López Obrador salió a dar la cara, y en un video hecho público a través de las redes sociales dejó en claro que el departamento de Coyoacán estaba en proceso de transferencia a sus hijos tras el juicio testamentario que se inició después de la muerte de su esposa.

Habrá que ver la respuesta que sobre el hecho dará el diario norteamericano, pero está claro que la omisión del hecho jurídico de la transmisión de la propiedad, actualmente en litigio, le resta fuerza y contundencia a la supuesta denuncia.

Qué bueno que en aras del libre periodismo, que defendemos a capa y espada, existan colegas y medios internacionales que denuncien lo que a los nacionales escapa.

 

Que malo que esa misma exigencia de los medios extranjeros no sea aplicada a sus políticos, como a Donald Trump de quien no sabemos si tiene uno, dos o cien departamentos en Nueva York, porque se niega a exhibir en público su declaración patrimonial.

Sean los 26 mil dólares del departamento de la familia presidencial en Miami o los dos modestos departamentos de López Obrador, lo que aparecería tras una investigación a Trump sin duda sería de mayor impacto no solo para los Estados Unidos, sino para el mundo entero. Vamos comenzado por ahí.

CONOCE AL STAFF DE MAGENTA

Ramón Alberto Garza

Comentarios