martes 28 marzo 2017
Que alguien me explique

Loret y Vice-garay

La entrevista exhibió a Videgaray en su verdadero rol de Vicepresidente de facto, presto a dar puntos de vista sobre temas que competen a Gobernación, a Hacienda o a Economía

POR Ramón Alberto Garza

Miércoles 11 enero 2017

Si alguien vio la entrevista que Carlos Loret le hizo ayer en su noticiero matutino a Luis Videgaray, podrá entender con toda claridad el desorden que se está viviendo hacia el interior del gabinete del presidente Enrique Peña Nieto.

Con suprema astucia periodística, el conductor cuestionó al canciller no solo sobre los temas de la política exterior, sino sobre todos los temas de relevancia nacional, comenzando por el gasolinazo, los saqueos y el acuerdo de los desacuerdos.

Y Videgaray, en su primera entrevista televisiva desde su regreso, lejos de preservar el protocolo para hablar de la política exterior mexicana y de su nuevo rol como canciller, se dedicó a responderle a Loret todas y cada una de las preguntas, sin importar si caían en la esfera de su competencia.

Ni las más mínimas formas cuidó el exsecretario de Hacienda para dejarse ver como el hombre cercano a la Presidencia que tiene pasaporte abierto para tocar todos los temas de la convulsionada República.

Al menos para mí, la entrevista con Loret exhibió a Videgaray en su verdadero rol de Vicepresidente de facto, presto a dar sus puntos de vista sobre temas que le competen a Gobernación, a Hacienda o a Economía.

No en balde la transición de su apellido de Videgaray a Vicegaray pone sobre la mesa que en el canciller se concentran hoy los poderes de la nación frente a un Presidente disminuido, cuestionado, a la baja más baja.

Más aún cuando la entrevista se dar un día después del empoderamiento de su amigo Jared Kushner, quien fue designado oficialmente como el asesor principal de su suegro, el ya inminente presidente Donald Trump.

En pocas palabras, estamos ante la creación de un eje Kushner-Videgaray, un poder transfronterizo que dará mucho de qué hablar en los próximos meses. Demos el beneficio de la duda y ojalá sea para bien.

Pero al margen de cualquier consideración, lo peligroso de exhibirse sin recato como un vicepresidente en funciones, a menos de un año de que se definan los candidatos presidenciales, es una auténtica provocación política.

¿Qué pasaría si Miguel Ángel Osorio Chong o José Antonio Meade, por citar dos casos, salen a opinar abiertamente de la política exterior mexicana frente a la amenaza llamada Trump?

La exhibición del poderío político de Videgaray en la entrevista de ayer con Loret solo vendrá a enrarecer todavía más el de por sí sinuoso y accidentado camino priista de la sucesión 2018.

Y de cara a la inminente elección en el Estado de México, podría propiciar un vuelco en las preferencias que amenazaría incluso con una fractura seria dentro del mismo PRI, que se percibe controlado a trasmano por el ahora canciller plenipotenciario.

Por ahora, si eso apunta en la dirección que vemos, una prueba de fuego para Videgaray pasará por ver la diplomacia que aplicará en los desacuerdos del gobierno con el sector patronal que se negó a firmar el acuerdo del gobierno consigo mismo.

Y para mantener la inercia ya se redacta el nuevo acuerdo. Es el Fortalecimiento del Juego Limpio Dentro del PRI Ante la Sucesión Presidencial 2018. ¿Lo firmarían todos?

CONOCE AL STAFF DE MAGENTA

Ramón Alberto Garza

Comentarios