miércoles 24 mayo 2017
  • TAGS
Que alguien me explique

Kate y Sawyer: Las confesiones

Ante los cuestionamientos de la periodista norteamericana, Diane Sawyer, la actriz Kate del Castillo pierde pisada y no puede justificar tanta cercanía con el capo

POR Ramón Alberto Garza

Martes 22 marzo 2016

Kate del Castillo por fin se decidió a hablar. No de su puño y letra, como lo hizo para la revista Proceso, sino frente a las cámaras de televisión y ante una entrevistadora de prestigio internacional.

La Reina del Sur abrió las puertas de su casa en Los Angeles al programa 20/20….y la experimentada periodista Diane Sawyer fue lo suficientemente inteligente, sutil y paciente para ir conduciendo a la actriz mexicana a revelar los detalles sus relaciones peligrosas con Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Está claro que con esa entrevista, Kate del Castillo buscaba lograr la empatía de una audiencia ávida de conocer de viva voz los pormenores de sus negociaciones y sus encuentros con el criminal mas buscado del mundo.

Una Kate con ojos enrojecidos, confesaba ante las cámaras su pesar por haberle causado tanto daño a sus seres queridos, en particular a sus padres.

Pero una vez que pasa el protocolo de la introducción en la que Diana Sawyer le permite abrirse, la periodista comienza a acosar con discreción a la mexicana, quien termina admitiendo que en este affair con El Chapo y Sean Penn ella fue naive…

Más aún, Kate del Castillo confiesa por primera vez que si pudo haber existido un enamoramiento entre el capo y ella, producto de una fantasía del criminal con Teresa Mendoza, su personaje en la exitosa teleserie La Reina del Sur.

Kate narra con detalle la noche en que conoció personalmente a El Chapo, quien le llamaba “amiga”, quien la recibió con un beso y un abrazo, con quien se tomó el suficiente tequila para sentirse mal y verse obligada a irse a a descansar a una recámara, acompañada solo por el poderoso narco….

Sin embargo el episodio mas delicado sería la muestra en el programa 20/20 de fotografías en el que se hace evidente que tanto Kate del Castillo como el acto Sean Penn, eran rastreados por el gobierno mexicano en su peregrinar a ver a El Chapo.

Y la periodista no tiene otro camino que cuestionar si la actriz mexicana no terminó siendo el señuelo que llevó a las autoridades a dar con el paradero del narcotraficante, o como dijo el mismo Sean Penn, el ticket para ganarse la confianza de El Chapo.

Está claro que al final de la entrevista, Kate del Castillo pierde pisada cuando no puede justificar tanta cercanía con el capo. Cuando la misma Diane Sawyer cuestiona quien era el gato y quien el ratón en este juego.

 

Quizás la prestigiada periodista norteamericana no tendría que haber preguntado eso si hubiera conocido los detalles del poder notarial que Joaquín “El Chapo” Guzmán le extendió a Kate del Castillo para operar en su nombre.

Un poder que fue revelado el lunes en exclusiva por Código Magenta y en el que se pone sobre la mesa evidencia dura de que lo que sucedía entre la actriz y el capo iba más allá de un proyecto, de una plática para convencerlo de que había que hacer negocios juntos.

La relación de jefe subordinada se expone de manifiesto en el poder que presuntamente el capo firmó todavía estando en prisión.

La relación más personal, quizás la que El Chapo buscaba con tanto afán y de la que se aprovecharía la actriz para lograr los contratos para la película y eventualmente para invertir en su tequila, se exhibe en el locket que Kate portaba sobre su pecho y que en el interior tenía una foto del amigo que la recibió con tanto júbilo en aquel retiro de la sierra de Sinaloa.

CONOCE AL STAFF DE MAGENTA

Ramón Alberto Garza

Comentarios