martes 30 mayo 2017
  • TAGS
Compartido

Chernóbil: Después de 30 años

Hoy se cumplen 30 años de la explosión en la planta central nuclear de Chernóbil, una de las mayores tragedias de la humanidad

POR Magenta Staff

Martes 26 abril 2016

El 26 de abril de 1986 una de las mayores tragedias en la historia de la humanidad ocurrió en la ciudad de Chernóbil, Ucrania a 18 kilómetros de la capital, Kiev.

Uno de los cuatro reactores de la central nuclear Vladimir Ilich Lenin explotó dejando en el momento 31 personas muertas, y un sin fin de consecuencias para miles de habitantes de esa y otras ciudades cercanas.

El material radioactivo liberado en este accidente fue 500 veces más que el de la bomba atómica de Hiroshima en 1945, por lo que forzó a la entonces Unión Soviética a evacuar a 116 mil personas y a levantar una alerta internacional en 13 países de Europa central y oriental.

Y los efectos todavía siguen presentes.

Daños permanentes

Después del incidente, una de las mayores preocupaciones fue las consecuencias que tendría en el medio ambiente y la población.

Miles de personas, especialmente niños, fueron expuestas a grandes cantidades de radiación en la tiroides debido al consumo de leche local, provocando que los casos de cáncer en esta glándula se elevaran no sólo en Ucrania, sino también en países vecinos como Bielorrusia y Rusia.

Asimismo, para evitar más enfermedades, autoridades europeas establecieron limitantes sobre frutas del bosque y animales de caza, ya que algunos presentaron contaminantes. Esto en países como Alemania, Austria, Italia, Suecia y Finlandia.

 

“Pude no haber nacido”

En 2011, 25 años después de la tragedia, Olga Belogolova, editora del sitio sobre seguridad InsideDefense.com y una de las afectadas por la explosión, escribió su historia para The Atlantic. 

Belogolova narra los hechos que obligaron a su familia a mudarse a la zona rural del país y cómo el gobierno soviético mantuvo en la oscuridad a gran parte de la población sin notificarles lo sucedido.

“Existe la posibilidad de que no haya podido nacer”, escribe Belogolova. “Un año, dos meses, dos semanas y un día antes de mi nacimiento, el reactor número cuatro de la central nuclear de Chernóbil explotó. Las explosiones que le siguieron expusieron el reactor al medio ambiente, causando que liberara material radioactivo sobre varias partes de la Unión Soviética y Europa”.

A un mes de la explosión, familiares de Belogolova presentaron enfermedades a consecuencia de la exposición a contaminantes y uno de ellos falleció, era su abuelo. Poco tiempo después, su madre se enteró que estaba embarazada de ella.

15 años más tarde su abuela sufrió cáncer de tiroides, aunque tanto ella como su familia no pudieron confirmar si era efecto de la radiación.

“Dos años después, mi familia decidió emigar a Estados Unidos. Aunque la decisión estuvo ampliamente basada en cuestiones políticas y libertad religiosa, la radiación fue el último impulso que necesitábamos. Crecí en Los Ángeles”.

Foto: AP

Magenta Staff
CONOCE AL STAFF DE MAGENTA

Magenta Staff

Comentarios