sábado 29 abril 2017
Que alguien me explique

¿Cama para ‘El Bronco’?

La revocación de mandato que se aplica a gobernador, diputados y alcaldes tiene sus pro y contras para el actual mandatario de NL

POR Ramón Alberto Garza

Lunes 18 abril 2016

Es digno de un muy merecido aplauso el esfuerzo de los ciudadanos de Nuevo León por avanzar en la Ley de Participación Ciudadana.

Esa iniciativa, ya aprobada y convertida en ley, incluye entre muchas buenas cosas la figura de revocación de mandato.

Aplicable para gobernador, alcaldes y diputados, la revocación de mandato permite que a mitad del período para el que fueron electos, se convoque a un plebiscito para ratificarlos o relevarlos.

Distintas sociedades de avanzada democracia incluyen la revocación de mandato como un mecanismo que impide que los gobernantes operen a contra corriente de lo que el ciudadano espera de ellos.

El problema radica cuando, aprovechando esa ventana ciudadana, algunas élites del poder político, pero sobre todo económico y mediático, pretenden manipularla para su beneficio.

 

Para nadie es un secreto que, por mas buenas intenciones que muestra, el gobierno de Jaime “El Bronco” Rodríguez no acaba de despegar.

Abunda el desconcierto, pero sobre todo existen tres o cuatro “gobiernos” dentro del mismo gobierno.

Uno de esos gobiernos está fincado en los intereses de un puñado de empresarios, dueños de medios de comunicación y políticos comparsa, bufones, que no aciertan a explicarse como “un naco” –así lo llaman despectivamente- gobierna Nuevo León.

Son ellos los que tienen secuestrado al gobernador independiente que tanto promete sobre todo en la lucha contra la corrupción, pero que hasta ahora –seis meses después- todavía no puede asestar un golpe.

Es una élite que sintió que se les arrebató hace siete años el gobierno cuando ganó el joven e imberbe priista Rodrigo Medina y que ahora, para colmo, les come el mandado un astuto y carismático campesino.

Son los personajes que mediante la diaria adulación le están dando cuerda al gobernador independiente, buscando que se convierta en el primer candidato presidencial independiente en 2018.

 

Y si eso sucede, deja el camino despejado para que alguien de esa cofradía político-económico-mediática, asuma el interinato y como consecuencia asegurar el control futuro de la entidad. Para que no vuelva a haber ni Medinas ni Broncos.

Pero como la apuesta de la candidatura presidencial no es segura, buscaron acelerar la revocación de mandato, que como ya dijimos es sin duda una positiva herramienta en las democracias avanzadas.

Pero ese mismo instrumento, manipulado desde esas élites, puede crear en dos años las condiciones para convertir a El Bronco en un político apestado, repudiado, inservible.

Lo harían a base de filtrar desde adentro del mismo gobierno informaciones que minen la credibilidad del primer gobernador independiente, para que –si no se va de candidato presidencial- se someta a la revocación de mandato.

Obvia decir que con una bien articulada precampaña de desprestigio, la ciudadanía que lo eligió en 2015 estará mas que lista para rechazarlo en el 2018.

Así, con candidatura presidencial o con revocación de mandato, la apuesta es que a partir de octubre del 2018 Jaime Rodríguez ya no despache como gobernador.

Al interino ya lo tienen calentando el brazo, y quizás El Bronco todavía no se de cuenta de que está durmiendo con el enemigo.

CONOCE AL STAFF DE MAGENTA

Ramón Alberto Garza

Comentarios