FACEBOOK

VISTAS
21 de Septiembre del 2017

No guardan silencio

Tras la tragedia del sismo, una generación de jóvenes criticados por su apatía, nos dio una lección y ayudaron de todas las formas posibles. Desde prestando su casa, hasta ofreciendo sus conocimientos como profesionistas. ¡Bien ahí, Millenials!
Tras la tragedia del terremoto, una generación criticada por su apatía y activismo de sillón, decidió no guardar silencio… Y salió a las calles a ayudar. México vive una de sus peores tragedias reciente, pero parece que nadie se quedó en su casa a esperar que las autoridades lo resuelvan. Son famosos, tienen miles de seguidores, son líderes de opinión… y hoy, decidieron ponerse las pilas para aportar información útil y efectiva. Los tuiteros más reconocidos dejaron de lado las bromas y se concentraron en una sola cosa, ayudar. Y fueron fundamentales para brindar apoyo. Mi casa es tu casa y mi wi-fi es tuyo. En una ciudad en la que el 84.6% de los habitantes se sienten inseguros, los capitalinos abrieron sus puertas a quienes necesitaran refugio, comida e internet. O cuidar a los hijos de quienes querían salir a ayudar a salvar a los hijos de otros. Lo que se es para ti. Cuando las manos para ayudar fueron suficientes, comenzaron a llegar los expertos… en algo, en todo, en lo suyo. Para las estructuras dañadas, arquitectos e  ingenieros civiles se ofrecieron a inspeccionar. Para los miles de heridos: doctores, enfermeras, pasantes, internistas… Y para los lastimados del alma, psicólogos, quienes ofrecieron su ayuda a través de una línea telefónica disponible a todo público. Y para los familiares de cuatro patas, veterinarios que ofrecían ayuda sin costo. Y no podía falta la comida. Desde los chefs más especializados hasta la señora de las gorditas, todos unidos a la causa. Ayudar también es ganar. Y las empresas no se quedaron atrás… La Fundación Slim, presidida por el hombre más rico de México, multiplicará por cinco cada donativo recibido. Además, Telcel, AT&T y Telefonica abrieron sus redes y sus líneas para que todos pudieran comunicarse. ADO se comprometió a trasladar voluntarios a la Ciudad de México de manera gratuita. Grupo Modelo ofreció sus camiones para el transporte de víveres. Home Depot y Lowe’s donaron herramientas para la búsqueda de personas. Hospitales Ángeles abrió sus puertas a todos los heridos por el sismo. Petco ofreció sus servicios de cuidado para todas las mascotas lastimadas. Hasta las compañías de servicios funerarios se apuntaron a la oleada de solidaridad. El 19 de septiembre quedará marcado por la tragedia… pero al 20 y los días que le siguen, los marcará la esperanza.