FACEBOOK

VISTAS

Tucopes o Tucopetes

El frente Todos Unidos Contra el Peje (Tucope) de tres de los cuatro partidos insignia se instala en definir el perfil de quien pueda detener en las urnas al aspirante de Morena
Aunque los partidos todavía viven los estiras y aflojas de sus reglas internas del juego 2018 y nadie, salvo Morena, tiene a su candidato presidencial definido, el frente ya está bautizado. Se llama Todos Unidos Contra el Peje (Tucope) y la dimensión de su multipartidismo refrenda que por donde se le vea, el hombre a derrotar es Andrés Manuel López Obrador. El eje de tres de los cuatro partidos insignia del sistema se instala en definir el perfil de quien pueda tener la posibilidad de frenar en las urnas a quien ya tiene la ventaja de dos candidaturas presidenciales en su haber. Y la fotografía del pasado fin de semana exhibe con total nitidez dónde se ubican los miedos, en donde las ambiciones y en donde los asaltos al poder. Porque mientras López Obrador se va de gira internacional a Chile y a Ecuador, en donde sus mandatarios le dan bienvenida de jefe de Estado, en México los jaloneos internos obligan a cada partido a reagrupar sus fuerzas. Sin duda la noticia de la semana fue la convocatoria de Javier Corral en Chihuahua para concretar las reglas y los integrantes del Frente Amplio Opositor (FAO). Con figuras de la talla de Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Ricardo Anaya, Miguel Mancera y Graco Ramírez, entre otros, la propuesta del FAO luce como lo más serio concebido hasta ahora. El problema es que esta amalgama PAN-PRD y otros frentes de las izquierdas, no tiene el apoyo ni de todos los panistas, ni de todos los perredistas. Margarita Zavala, la puntera en las encuestas por el PAN, no aparece en la foto. Y aunque Miguel Mancera asome con su presencia las siglas del PRD, otros grandes líderes del Sol Azteca no comulgan con este frente en particular. El PRI, por su lado, vive su semana mas crucial de preparativos rumbo al 2018, cuando su presidente Enrique Ochoa Reza mida fuerzas con la disidencia interna que busca ponerle fin al llamado “dedazo”. Sin un candidato evidente que con la sola bendición presidencial desafíe a López Obrador, las fuerzas se inclinan a abrir candados para que que alguien, desde José Antonio Meade hasta un potencial Caballo Negro que todavía no aparece en la foto, se instalen al frente de la fórmula tricolor. Pero el ejercicio de la Asamblea Nacional del PRI que tiene lugar el próximo sábado, pronostica la confrontación de dos grandes fuerzas. En una esquina los que despachan desde adentro de Los Pinos y que se les conoce también como los Tucope (Todos Unidos con Peña). Y en la otra, los que ya despacharon, pero quieren volver a Los Pinos, desafiando la voluntad presidencial. A ellos también se les conoce como los Tucope (Todos Unidos contra Peña) o para diferenciarse, Tucopete (Todos Unidos contra el Copete). Y en este juego de victorias marginales, Movimiento Ciudadano, el Partido Verde e incluso el Panal, se saben codiciados, pero a menos de un año de la próxima elección presidencial tampoco logran definir rumbo. Por eso el ejercicio en curso tiene el nombre de Tucope (Todos Unidos contra el Peje). Porque la fórmula que se busca es la concrete lo que sea necesario, no buscando que alguien llegue, sino para que alguien no llegue. Y eso ya define las fronteras de la contienda. Por lo pronto las silencios o indefiniciones de Morena en torno a Venezuela y al cómico Rey del Mazapán como su precandidato a reinar en Jalisco, tienen que ser aclaradas para no alimentar al Tucope.