FACEBOOK

VISTAS
26 de Octubre del 2017

PT Bronco-aspirado

Jaime “El Bronco” Rodríguez fue desenmascarado. El primer gobernador independiente en México no fue lo independiente que presumía
Jaime “El Bronco” Rodríguez, el llanero solitario de la política mexicana, fue desenmascarado. El primer gobernador independiente en México no fue lo independiente que presumía. Tiene dueños. Su certificado de propiedad se pone de manifiesto con las revelaciones de que el Partido del Trabajo (PT) de Alberto Anaya recibió del gobernador independiente de Nuevo León mas de 100 millones de pesos. Los dineros públicos del erario estatal serían en apariencia para los Centros de Desarrollo Infantil del PT, pero por orden de Lupita Rodríguez de Anaya terminaron en cuentas de particulares. La presunción a investigar es que con esos 100 millones de pesos El Bronco le estaría pagando al PT y a sus líderes los favores electorales que le hicieron para ganar la gubernatura de Nuevo León en 2015. En pocas palabras, que independiente, independiente, independiente, lo que se dice independiente, el Bronco aspirante a la candidatura presidencial que se presume como hijo de nadie, no lo es. Y eso que todavía no afloran oficialmente las increíbles cantidades de dinero que el gobernador nayarita Roberto Sandoval le exportó a la bronco-campaña, bajo la promesa de que se pagarían con posiciones de gobierno o en cómodas mensualidades. Quizá por eso los nervios se crispan hacia el interior del gabinete del Bronco. Porque saben que el emisario de los dineros nayaritas era nada mas y nada menos que Edgar Veytia, el fiscal ahora preso en los Estados Unidos, acusado de lavar millones de dólares al narcotráfico. El común denominador de ambas tramas, la de los dineros del PT y las aportaciones nayaritas, es que ambas fueron operadas por Jesús Hernández, el financiero de los dineros grises del Bronco. El mismo que ahora comprendemos por qué fue instalado súbitamente como administrador de los presupuestos de la secretaría de Educación de Nuevo León. Si los dineros destinados al PT eran “para fines educativos” y la salida de esos recursos vino del presupuesto educativo de Nuevo León, la urgencia era perpetuar a Jesús Hernández para controlar la ordeña. Pero no solo para fondear a sus partidos satélite. Ahora se abre la sospecha de que el fondeo podría incluir la candidatura presidencial “independiente” de El Bronco, a través de terceros beneficiarios bajo el esquema PT. Eso sin contar con las aportaciones que prominentes empresarios le están inyectando desde sus empresas a esa candidatura presidencial “independiente”, en un intento por dispersar el voto anti-sistema, para que el voto de castigo no se concentre solo en Andrés Manuel López Obrador. Y ahí viene la pregunta sin respuesta: ¿Cómo explicarle ahora a esos empresarios -tan ilusionados como ilusos- que su amigo El Bronco financia al PT, que es hoy el único partido con el que va aliado a Morena rumbo al 2018? Las repercusiones de las relaciones peligrosas entre el gobernador de Nuevo León y Alberto Anaya tendrán implicaciones inesperadas en las próximas elecciones por dos razones. La primera, porque el esquema del “fondeo educativo” al PT no es exclusivo de Nuevo León. Lo tienen pactado media docena de gobernadores con Anaya, a través de su aparato educativo que, al menos financieramente, opera marginal a la Secretaría de Educación Pública Federal. Y segundo, porque habrá que ver la reacción de López Obrador a estas denuncias contra el PT ¿Conservará el líder de Morena esa alianza si se confirman las componendas de los fondos transferidos de la tesorería de Nuevo León a los Anaya? Por eso decimos que El Bronco aspirante a la presidencia podría, después de esta, acabar bronco-aspirado.