FACEBOOK

VISTAS

PRI: Rounds de sombra

A 13 días de que se celebre la asamblea del PRI para elegir a su candidato presidencial, los rounds de sombra arreciarán y serán cruciales para la sobrevivencia del partido
Hoy se inicia una semana crucial para el PRI.  Estamos a 13 días de su asamblea, la que fijará las reglas para elegir al candidato presidencial. Será una prueba de fuego para el líder Enrique Ochoa Reza, quien a pesar de los malquerientes, tejió fino para conservarle al tricolor el Estado de México y mantiene entre jaloneos, aún con la amenaza de una anulación, la elección de Coahuila. Lo que se verá en el transcurso de estos días son los rounds de sombra de la confrontación final de facciones internas, para definir quienes pueden y quienes no, aspirar a un boleto en la ruta hacia Los Pinos. En una esquina está el clan de Luis Videgaray,  José Antonio Meade y Aurelio Nuño, los hombres del peñismo, buscando la modificación estatuaria que les dé el pase para competir por la presidencial. Como precandidatos, ni Nuño ni Meade tienen una militancia de 10 años para ser elegibles. Solo modificando el estatuto tendrían posibilidad. Frente a ellos aparece el ala tradicional, la que se adjudica el relanzamiento del PRI en los últimos años. La que advierte que después de que Ernesto Zedillo entregó la silla presidencial al PAN, fueron ellos los que recuperaron Los Pinos. Ahí están Manlio Fabio Beltrones, Ivonne Ortega, César Augusto Santiago, Ulises Ruiz y José Ramón Martel, se resisten a que “un advenedizo” sea ungido por dedazo como candidato. En esa lucha se ubica la disyuntiva priista. En darle o no pasaporte a la posibilidad de un candidato ciudadano o no militante con antigüedad, además de buscar alianzas con partidos para no perder el poder. La ecuación política es muy clara. Y está refrendada con la encuesta de la presidencia de la República. El PRI se desplomó al tercer lugar de las preferencias. Lo anteceden Morena y PAN. Eso es un enorme drama. La única posibilidad de que un candidato del PRI derrote a Andrés Manuel es con una alianza nunca antes experimentada. No bastarían hoy los votos del Partido Verde o de Nueva Alianza, como sucedió en el Estado de México, para la victoria. La alianza que se busca es la de tomarse del PAN o PRD, no para que llegue un priista, sino para cerrarle el paso a López Obrador. Y ese debate presagia una gran tormenta, que instala al PRI en la antesala de otro quiebre institucional, como el que se dio en 1988 con la Corriente Democrática de Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo. De las habilidades políticas y de concertación del líder nacional del tricolor, y de los buenos oficios que ejerza su compañera Claudia Ruiz Massieu, embajadora de Carlos Salinas de Gortari, dependerá el éxito o el fracaso del cónclave político. Lo que se decida el sábado 12 impactará no solo en la selección del candidato presidencial, sino en los 18 mil 637 candidatos que competirán en 2018. Son métodos que estarán vigentes hasta 2021, considerando que la asamblea nacional  es cada tres o cuatro años. Por eso hay que estar alertas. Porque los rounds de sombra que arreciarán esta semana serán cruciales y definitorios para la sobrevivencia del PRI..