FACEBOOK

VISTAS
15 Septiembre 2017

Los 70 de Krauze

Enrique Krauze fue capaz de ir mas allá para crear una red de posibilidades que hiciera accesible al mexicano común lo que parecía reservado al círculo de intelectuales
Enrique Krauze cumple 70 prodigiosos años. Siete décadas de una vida que amenazaba con dedicarse a resolver complejos procesos de ingeniería, pero que para fortuna de los mexicanos acabó, con su brillante y singular intelecto, iluminando el camino de la historia, la política y las letras en las Américas. El debate intelectual, literario y político de las últimas cuatro décadas en México no puede entenderse sin el análisis profundo, crítico y retador de la polifacética obra de Krauze. El primer artículo de aquel ingeniero industrial -publicado en 1971 en la revista Siempre!- analizaba el choque entre estudiantes universitarios y los llamados Halcones, en el infausto Jueves de Corpus. Y a partir de ahí, su ingreso al círculo más íntimo del intelectual de su época, Octavio Paz, quien lo invitaría primero a colaborar en la revista Plural y mas tarde a la fundación de Vuelta, en donde se forjó su espacio como subdirector. Pero sin duda la autonomía intelectual de Krauze vivió su doctorado con la publicación de unos de sus libros mas emblemáticos: Por Una Democracia Sin Adjetivos. Fue una obra transformadora que en 1984, en la cúspide del dominio del PRI-Gobierno, desafió al poderoso sistema político mexicano y abrió la mente de millones de mexicanos a la certeza de que solo en democracia podríamos aspirar a un mejor futuro. Por Una Democracia Sin Adjetivos fue el banderazo intelectual que despertó las conciencias mexicanas que fueron capaces de articular las primeras victorias de la oposición en Baja California y Chihuahua. Y con otros emblemáticos libros, como Siglo de Caudillos, Biografías del Poder y La Presidencia Imperial, Krauze se refrendaría, hasta nuestros días, como el gran biógrafo del poder en México. Sin embargo, a diferencia de otros pensadores y escritores, aquel ingeniero industrial fue capaz de ir mas allá de su pensamiento y de su pluma, para crear una compleja red de posibilidades que hiciera accesible al mexicano común lo que entonces parecía reservado al círculo de los intelectuales. Y desde su revista Letras Libres y su productora Clio, además de sus artículos periodísticos en Reforma o telenovelas populares como El Vuelo de El Águila, Krauze desacralizó las complejidades de la historia mexicana y el análisis político contemporáneo, para ponerlo al alcance de todos. La mejor y mas completa filmoteca sobre Historia de México está en los mas de 500 programas y documentales de Clio, la única ventana que desde una iniciativa privada puede asomar a los mexicanos a su pasado, para entender su presente. Pero para comprender la vigencia intelectual de Krauze, baste ir a aquella primera frase con la que introdujo Por Una Democracia sin Adjetivos: “El país abriga un agravio insatisfecho, su origen es la irresponsabilidad con que el gobierno dispuso de la enorme riqueza que pasó por sus manos…” Eso fue escrito por Krauze hace 33 años. Y nunca como hoy está vigente ese agravio insatisfecho y tan latente, que si no se atiende, sin duda nos estallará en el rostro del arrepentimiento. Por eso aquel ingeniero industrial que hizo de la historia y la política su campo de recreo intelectual, merece la cita de Coleridge con la que arrancó aquella, su obra maestra. “La luz de la experiencia es una linterna en el timón que brilla solo en las olas que están ya tras de nosotros”. Felicidades, querido Enrique.