FACEBOOK

VISTAS
10 de Julio del 2017

La advertencia de Manlio

Con la entrevista de Manlio Fabio Beltrones para Reforma queda claro que es uno de los padrinos del sistema político mexicano
Manlio Fabio Beltrones es uno de los padrinos del sistema político mexicano. Curtido en el pragmatismo de los despachos en los que si se hacía política, como el de Fernando Gutiérrez Barrios, fue pieza clave en el sexenio de Carlos Salinas y acabó vetado en el de Ernesto Zedillo. Refundado a sí mismo bajo los sexenios panistas, se convirtió en engrane de los primeros dos tercios del sexenio peñista. Por todo eso, al sonorense se le escucha, se le ataca, pero jamás se le ignora. Por eso su entrevista con el periódico Reforma solo tiene una lectura posible, en los momentos en que el PRI se dispone a elegir a su candidato presidencial 2018. El meollo de la entrevista del expresidente del PRI es dejar en claro que hay un bloque tricolor que él encabeza y que no está dispuesto a que se negocie con no militantes la candidatura presidencial. Mas aún, la amenaza de otra fractura priista –como la de 1988 de Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo- se asoma en sus advertencias de que pasando la asamblea del PRI en agosto, Beltrones decidirá si sale a buscar la candidatura presidencial. La primera pregunta que emerge al leer la entrevista es si Manlio Fabio habla a título personal o es el líder y vocero de todo un bloque de priistas inconformes con lo que sucede con su partido. Para nadie es un secreto que lo que se está cocinando en el PRI de Enrique Ochoa Reza es la posibilidad de enmendar en estatuto que exige que el candidato presidencial tricolor tenga obligada militancia de 10 años. Sin la renovación de ese candado, las posibilidades de personajes allegados al gobierno, como José Antonio Meade, se esfuman en la búsqueda de un camino hacia Los Pinos. Pero también está el debate de las condiciones estatuarias para las coaliciones que le ayuden al PRI a conservarse seis años más como partido en el poder. ¿Existe la viabilidad de un matrimonio coyuntural entre el PRI y el PAN? ¿O entre el PRI y el PRD? Está mas que claro que la confrontación está con el bloque peñista que comanda Luis Videgaray de la mano de Aurelio Nuño, José Antonio Meade y Enrique Ochoa, fortalecidos tras su victoria en el Estado de México. Por eso Manlio Fabio sale a dar la cara no solo en lo personal, sino a nombre de decenas de priistas que se sienten excluidos,marginados del proceso que se avecina. El cuestionamiento de Beltrones a un PRI que le sirve de taxi a gobernadores corruptos, los del llamado Nuevo PRI de Peña Nieto, acaba por pintar la raya con el grupo en el poder, para destrabar lo que consideran un secuestro del partido,  obligando a la inclusión o acelerar a la ruptura. Esa confrontación presagia una muy turbulenta asamblea nacional en la que se dará el banderazo sucesorio, bajo las reglas actuales o las modificadas. De lo único que no existe duda es que Manlio Fabio jugará desde adentro o desde afuera un papel central para reinstalar un PRI mas incluyente, no exclusivo de los políticos que todo se lo deben al Estado de México.