FACEBOOK

VISTAS
30 de Noviembre del 2017

Frente…¿de “tiburones”?

Muy nerviosos deben de andar los señores del establishment con el 2018 para atreverse a filtrar que Arturo Elías Ayub podría ser considerado como candidato del Frente Amplio Ciudadano.

Muy nerviosos deben de andar los señores del establishment con el 2018 para atreverse a filtrar que Arturo Elías Ayub podría ser considerado como candidato del Frente Amplio Ciudadano.

Ese acto de provocación política, como tanteando inocentemente las aguas a través de una columna de prestigio como Templo Mayor del diario Reforma, sonaría a comedia, si no es porque huele a tragedia.

 ¿Qué méritos puede tener el yerno de Carlos Slim, cuyos credenciales matrimoniales lo tienen en donde está, comprándole el prestigio de “gran tiburón negociador”, cuando es quien desde su soberbia rompió en simultáneo relaciones con las televisoras de México?

 Por supuesto que no vale la pena dedicarle tiempo a esta sandez política, pero si ubicarla en lo perdido y atorado  que se siente hoy el Frente Amplio Ciudadano.

 Se veía venir que los intereses encontrados del PAN y del PRD serían difíciles de reconciliar. Pero el anuncio en el momento en que se hizo, les dio oxígeno a sus dos dirigentes para sobrevivir a la derrota del Estado de México.

 La propuesta original era muy sencilla: el PAN es la segunda fuerza y reclama la candidatura presidencial para uno de los suyos, a cambio de que al PRD, como tercera fuerza, se le respete la candidatura en alianza para el gobierno de la Ciudad de México. Ambos contra Morena y el PRI.

 Esa era la fórmula concertada entre Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, consensuada por un gran negociador como Dante Delgado, quien también exigía la alianza de su Movimiento Ciudadano con el PAN y el PRD, a cambio del apoyo a Enrique Alfaro para la gubernatura de Jalisco.

 Las primeras apariciones en conferencias de prensa o entrevistas televisivas erande enormes sonrisas de los frentistas. Pero el tiempo comenzó a desdibujarlas.

 Vino el quiebre panista que orillo a la salida de Margarita Zavala, ahora aspirante independiente y potencial aliancista dentro del calderonismo con José Antonio Meade.

 Y las tribus del PRD, mas allá del apoyo de Los Chuchos, ya se rebelaron. Y para algunas fracciones es preferible mudarse a Morena, antes que aceptar la candidatura de Anaya.

 Para complicar el escenario, Miguel Ángel Mancera se instaló ya como el factor disruptivo, para decir que si no hay una elección abierta no va.

 El actual jefe de gobierno de la Ciudad de México amenaza con irse solo como candidato del PRD, lo que evidencia una fractura similar a la del PAN.¿Alejandra Barrales sería la Margarita Zavala de esa película?

 Y en el Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro anuncia desde Jalisco que como no ve acuerdos claros, mejor se va solo a buscar desbancar al PRI.

 Y en medio del desorden, la propuesta de que Jorge Castañeda y Juan Pardinas sean incluidos como ciudadanos en la elección.

 ¿Podrá el Frente Amplio Ciudadano vencer la colisión de egos y soberbias para ser una opción auténtica y responsable, con posibilidades reales de triunfo, frente a López Obrador o Meade? Está por verse.

 Ojalá que por el bien de una elección presidencial de altura y de un México mejor, así lo sea.

 Pero no banalicen ni prostituyan un acuerdo político de tal envergadura, sacando a pasear al yerno del hombre mas rico de México, so pena de que al final del día quieran que el Frente Amplio Ciudadano también sea territorio Telcel.

 De “tiburones” en la política ya estamos muy cansados. Que se hagan un tanque a la medida de sus monopólica mediocridad, pero no mutilando el futuro de los mexicanos.