FACEBOOK

VISTAS
23 de Octubre del 2017

¿Qué hay detrás del cese de Nieto?

El cese de Sergio Nieto como fiscal contra delitos electorales se vuelve más ácido al involucrar a la constructora brasileña Odebrecht
Pésimo el sabor de boca deja el cese de Sergio Nieto como fiscal contra delitos electorales. Y mas ácido, cuando el motivo es el caso de los sobornos de la constructora brasileña Odebrecht a Pemex. Lo cierto es que estamos frente al episodio de corrupción política mas grave del sexenio, que podría poner en jaque al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Pero para entender esa trama, revisemos la secuela de hechos para descubrir que en esta telenovela solo hay un libreto, con dos posibles explicaciones. PRIMER ACTO.- De súbito el abogado Raúl Cervantes renuncia como procurador general de la República y en su dimisión solo deja un regalo sobre la mesa: alerta que el esperado caso de Odebreht ya está resuelto. En pocas palabras, yo como procurador hice la tarea, dejé las conclusiones y de otros depende dar a conocer los resultados. Alberto Elías Beltrán es designado como su reemplazo. SEGUNDO ACTO.- Unos días después, el fiscal de delitos electorales, Sergio Nieto, revela al diario Reforma presiones de Emilio Lozoya Austin, ex director de Pemex, para que no se le involucre en la investigación del presunto uso del soborno de Odebrecht a campañas electores. La lupa está sobre la campaña presidencial del 2012. TERCER ACTO.- El relevo en la PGR, Alberto Elías Beltrán, anuncia el cese de Sergio Nieto bajo el argumento de que el titular de la FEPADE violentó el debido proceso, al dar a conocer los pormenores de la carta enviada por el inculpado. En bloque los partidos de oposición censuran la remoción, acusando manipulaciones del gobierno federal para proteger al ex director de Pemex. CONCLUSIÓN UNO.- La renuncia del procurador y el cese del fiscal contra delitos electorales están conectados. Ambos responden a que alguien presionó a ambas instancias para obligar a un desenlace a modo en el delicadísimo caso Odebrecht. Por eso el procurador enfático dijo que ya estaba resuelta la investigación; por eso el titular de la Fepade salió a dar cara. Para a exhibir las presiones buscando modificar u ocultar el desenlace del caso Odebrecht. Con lo que se tiene existen suficientes indicios de que los 10.5 millones de dólares fueron a parar a financiar campañas presidenciales del PRI o incluso del PAN. ¿La del actual presidente incluído? La respuesta está en que en los casos de sobornos de Odebrecht en otros países latinoamericanos, los dineros acabaron financiando campañas políticas, incluyendo las presidenciales. Por eso ya están tras las rejas o en proceso de acción penal presidentes y primeras damas en Perú, Brasil, Colombia y Panamá. CONCLUSIÓN DOS.- La renuncia sorpresiva del procurador se da porque Cervantes no quería prestarse a ser tapadera de nadie. Y menos de un caso en el que los reflectores internacionales esperan el desenlace, en el único país en donde todavía no existen inculpados. Pero como lo que se busca es que Lozoya Austin no pise la cárcel, Sergio Nieto se convierte en la jugada de sacrificio. Sale a denunciar presiones, violenta el debido proceso y el expediente se ensucia. Lozoya Austin y el despacho de su abogado Javier Coello Trejo tienen en la violación al debido proceso los argumentos para impugnar la investigación y ganar el caso. Cualquiera que sea la conclusión, el escándalo es inevitable. Sea que ambos salieron para exhibir presiones de muy arriba, o que todo se prestó a un manoseo jurídico para salvar al ex director de Pemex y a quienes recibieron los sobornos. Hoy el gobierno está bajo sospecha.