FACEBOOK

VISTAS
05 de Enero del 2018

2018: Año de traiciones

En las elecciones del 2018 tres escenarios indican que es el de los cuchillos largos y no se tiene que ser un analista para pronosticar que será el año de las traiciones
No se tiene que ser un analista político consumado, mucho menos un vidente, para pronosticar que el 2018 será en México el año de las traiciones. La mesa está servida en el escenario político para que, salvo que una gran purga sacuda al sistema, enfrentemos antes de las elecciones de julio una noche de los cuchillos largos. Analicemos.

Dentro del Gabinete

Definido el candidato no priista del PRI y conforme se acerca el final del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, el ambiente político es sofocante, se enrarece. La abierta rebeldía aun sin destino de Miguel Ángel Osorio Chong, el destape del tráfico de fondos públicos al PRI, involucrando a Alejandro Gutiérrez de la mano de Manlio Fabio Beltrones y el escándalo que pueda generar el desenlace de Odebrecht, son apenas el aperitivo. El hecho es que, tras el destape, las fisuras del gabinete peñista acabaron en una fractura descomunal. Una grieta por la que escurrirán hacia los medios filtraciones que sacudirán la estructura política nacional.

Dentro del PRI

Sin dejar de reconocer que la candidatura de José Antonio Meade es la mejor cara para un debilitado PRI, eso no es lo que piensan muchos prominentes jerarcas y operadores tricolores. Quizás por eso están sentados en la mesa de las negociaciones con el clan itamita, buscando cobrar un alto precio a sus apoyos. Tal vez por esa misma razón, esos mismos jerarcas y sobre todo operadores electorales también están sentados en las mesas de otros candidatos distintos al PRI, en donde sienten que sus servicios serán mejor remunerados el día de la elección y no se diga después de la victoria. ¿Con quien va a terminar pactando –de verdad- el poderío de Elba Esther Gordillo, el SNTE y el Panal? ¿Hay incondicionalidad a Meade o después de la gran traición con el encarcelamiento, La Maestra ya decidió buscar nuevos y más aperlados horizontes? ¿Existe alguien dentro de la campaña priista evaluando lo que sucedió en 2015 en Nuevo León con los operadores priistas que se vendieron Jaime “El Bronco Rodríguez dándole un triunfo aplastante? ¿O no, Abel? ¿Alguien ya hizo el balance de cómo y por quién al PRI se les fueron de las manos Veracruz, Tamaulipas, Chihuahua, Quintana Roo y Durango en 2015?

Dentro del PAN

Por más que la precampaña de Ricardo Anaya se perciba como la mediáticamente mas articulada, los panistas están por enfrentar sus peores demonios. Los calderonistas, apuntalando a Margarita Zavala en su candidatura independiente, operarán lo necesario para bajar al Joven Maravilla. Vendrán revelaciones sobre revelaciones de negocios, dinero y vida personal que buscarán descarrilar a quienes ellos llaman “traidor”. El mantra de la fractura albiazul es “traición con traición se paga”. Y apuestan por reventar la burbuja en la que despunta el joven queretano.

Dentro del PRD 

Miguel Mancera no está muy contento con el trato que le dio el PRD, sobre todo su excolaboradora Alejandra Barrales, quien buscará ser su sucesora en el gobierno de la Ciudad de México. Por eso los manceristas intentan que uno de los suyos –Chertorivsky o Ahued- asesten el golpe definitivo. Pero si la cruzada es imposible, las negociaciones de quienes tienen hoy los presupuestos capitalinos emigrarán en busca de mejores oportunidades de futuro, ajenos al Frente. Por eso alertamos que el primer semestre del 2018 se recreará la noche de los cuchillos largos. Aquella en la que todos los que se decían correligionarios, acabaron apuñalándose por la espalda.