FACEBOOK

VISTAS
12 de Abril del 2018

Ricardo Anaya, no te olvides del chofer

La PGR tiene un nuevo testigo protegido en la investigación del caso Manuel Barreiro: Luis Alberto López López, el chofer del empresario queretano
La imagen de Ricardo Anaya se ha vuelto indisociable del escándalo de Manuel Barreiro. El candidato del Frente PAN-PRD-Movimiento Ciudadano ha concentrado una parte relevante del proceso electoral en esquivar acusaciones de lavado de dinero que han sido imputadas en el debate público a partir de lo que, según ha dicho el propio Anaya, ha sido una operación facciosa de la PGR que ni siquiera hace mención explícita de él como objeto de la investigación. El hecho de que Anaya siga siendo el segundo lugar en prácticamente todas las encuestas no sólo lo coloca como el único candidato viable para ser competitivo frente a Andrés Manuel López Obrador, sino que expresa que su defensa mediática ha sido relativamente eficiente. Sin embargo, la trama de la presunta triangulación de 54 millones de pesos podría intensificarse porque la PGR tiene un nuevo testigo protegido de su lado: el chofer del empresario Manuel Barreiro, un empleado que fue utilizado como prestanombres de Manhattan Master Plan Development, la empresa fachada que adquirió la nave industrial que era propiedad de la familia de Ricardo Anaya. “En lo que a mí concierne, está plenamente aclarado. Todos los documentos son públicos; he actuado con absoluta transparencia.” Estas palabras de Anaya fueron una reacción a la publicación de una nota en El Universal en la que se asegura que la PGR exoneró al chofer Barreiro, Luis Alberto López López. Es decir, mientras que Ricardo Anaya considera que la investigación sobre su involucramiento en una presunta operación de lavado de dinero está cerrada; la PGR está ampliando su expediente del caso. El chofer de Manuel Barreiro podría convertirse en el vínculo que pruebe o deseche de una vez por todas si existe una relación ilícita entre Ricardo Anaya y Manuel Barreiro. Al ser el representante legal de la firma Manhattan Master Plan Development, López López se volvió una persona de interés para la investigación la PGR abrió en contra de Barreiro. Sin embargo, los fiscales mexicanos han decidido exonerar al chofer de una acusación de realizar operaciones con recursos de procedencia ilícita a cambio de que se entregue el terreno de la nave industrial y de que exista cooperación con las autoridades. Con la PGR desistiendo de investigar a López López, su abogado ha declarado dos cosas: Una, que su cliente nunca hizo transacciones financieras a nombre de la firma, ni con la empresa Juni Serra ni con Dionisio Martínez Diez, el suegro de Ricardo Anaya. Dos, que López López firmó los documentos de la constitución de Manahattan Master Plan Development únicamente como un favor para su jefe, Manuel Barreiro. En ese sentido, la cooperación del chofer con la PGR podría llevarnos por dos caminos políticos: El primero, que es el que hemos estado siguiendo hasta ahora, en el que el único beneficiario de los ataques a Anaya ha sido Andrés Manuel López Obrador. Esto es lo que sucedió en el período de inter camapañas, cuando la trama Barreiro ocupó un lugar preponderante en la agenda mediática: la intención de voto a favor de Ricardo Anaya se redujo marginalmente, la de José Antonio Meade se mantuvo prácticamente sin cambio y la de López Obrador mostró un avance significativo. En la opinión pública, la entrega del video de Ricardo Anaya en las instalaciones de la PGR reforzó la idea de que el Estado está orquestando una campaña de guerra sucia. Una percepción que se alinea con el discurso anti sistema que enarbola el candidato de Morena. La PGR ha utilizado un mismo modus operandi en la investigación del caso Barreiro. Se le ha otorgado inmunidad a figuras de bajo perfil que presuntamente estuvieron involucradas en la trama de triangulación de recursos a favor de Ricardo Anaya. Las acusaciones en contra del candidato del Frente iniciaron con las declaraciones de “Alberto N” y “Daniel N”, quiénes supuestamente habías sido contratados por Barreiro y que ahora están cooperando con la PGR. La estrategia de hacer hablar al chofer de Barreiro sigue el mismo patrón. El segundo camino en el que podría derivar la cooperación de Luis Alberto López López es quél en el que el chofer aporte información lo suficientemente concreta y relevante como para darle legitimidad a la investigación de la PGR. Esto convertiría las acusaciones en contra de Ricardo Anaya en el tema central de la agenda pública. En este escenario, Anaya estaría en riesgo de perder el segundo lugar en las encuestas frente a Meade o a Margarita Zavala, quiénes intentarán convertirse en el polo preponderante del voto anti López Obrador. No obstante, el descrédito de las instituciones mexicanas, particularmente a partir de la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que le permitirá ser candidato presidencial a Jaime Rodríguez “El Bronco”, vuelve difícil de cumplir esta apuesta política. En términos de futbol americano, se trata de un Ave María: aventar el balón desde atrás de la yarda treinta en cuarta oportunidad y con menos de diez segundos en el reloj. Sin embargo, ésa ha sido la marca de los grandes escándalos políticos, fenómenos que inician con eventos o figuras que a simple vista son menores: los ladrones del Watergate y la inspección de rutina que empezó el Lava Jato en Brasil son casos emblemáticos. Por eso decimos: Ricardo, no te olvides del chofer.