FACEBOOK

VISTAS
15 de Diciembre del 2017

La Ley y el desorden

Aunque el Ejército tenga un marco legal para combatir delitos, las instancias que los investigan y juzgan están incompletas. Así que las cosas se pueden poner peor
En México, una ley polémica fue aprobada a pesar del rechazo. 262 diputados votaron a favor de la Ley de Seguridad Interior cuya misión es… bueno nadie lo tiene claro Pero las cosas, podrían estar peor de lo que pensamos... Ya se aprobó el marco jurídico para el actuar del Ejército en labores de seguridad pública bajo el concepto de Seguridad Interior. Pero aunque el Ejército esté regulado para ayudar a combatir los delitos, el problema es que no hay quien los investigue o procure justicia. Desde octubre, que renunció Raúl Cervantes, México no tiene procurador de Justicia. Como encargado del despacho quedó Alberto Elías Beltrán, sin embargo él no tiene todas las atribuciones de un procurador. Además, ni siquiera hay una fiscalía, pues la conformación de la Fiscalía General sigue atorada. El único avance que se ha tenido es la eliminación del pase automático de Procurador a Fiscal… pero hasta el momento no hay nadie. Los 18 magistrados que integrarán el Tribunal Administrativo y que serán los encargados de revisar los casos de corrupción aún no se han nombrado. Y aunque el Sistema Anticorrupción tiene poco más de un año en funciones, el Comité de Participación Ciudadana no lo reconoce, pues aseguran que los excluyen de las investigaciones importantes de casos de corrupción, además que les niegan información. Por si fuera poco, tampoco hay un Fiscal Anticorrupción. El 31 de diciembre vence el período del actual Auditor Superior. Y los legisladores deben designar un sucesor para ocupar el cargo hasta el 2025. Este personaje del Sistema Anticorrupción es importante por que se encarga de investigar el uso de los recursos públicos. Pero la Junta de Coordinación Parlamentaria no llegó a un acuerdo para votar a la terna de Salim Arturo Orcí, David Colmenares y Ángel Trinidad Zaldívar… Entonces ni auditor ni consenso. Así que, sin Fiscal, sin Procurador y sin Auditor ¿cuál seguridad interior?