FACEBOOK

VISTAS
23 Agosto 2017

El reto que cambió todo

Código Magenta platicó con Roberto Martínez, el responsable de que se cambie el grito "Ehh, pu..." por "Tigres" y ahora busca hacerlo con el América en el estadio Azteca
La afición de Tigres cambió el grito de “Ehhh, puto” por el de “Ehhh, Tigres” La razón principal es por la iniciativa de un grupo de jóvenes regiomontanos que buscaban darle un sentido diferente y con ello apoyar a una labor social. Ante ello, el club Tigres se comprometió a rehabilitar una escuela, y todo gracias a la iniciativa que tuvo éxito el pasado 5 de agosto, durante el partido ante Gallos de Querétaro, el cual explica Roberto Martínez, responsable del proyecto. “Hace un año se me ocurrió hacer esta misma dinámica en un estadio e hice un video proponiendo que gritaran la palabra ‘Estudio’, pero como dejé la propuesta muy al aire, realmente nunca trascendió. Pasó el tiempo, me junto con Farid y con Ro-ro (sus otros compañeros) y les comento la idea, a los dos les gusta, y les dije ‘vamos a aterrizar esta idea, vamos a retar directamente a un equipo, vamos a ponerle fecha, a ponerle partido y vamos a ver lo que pasa. Entonces escogimos el 5 de agosto, escogimos Tigres contra Querétaro, y ya nada más lanzamos el reto para ver cómo lo tomaba la gente”, declaró a Código Magenta. Para Martínez, lo importante es no satanizar el grito, pues entre más se prohíba, la gente más lo entonará, y lo más importante es cambiarle el sentido a algo positivo. “Es una respuesta de la gente al acercamiento que ha tenido tanto la Federación como distintos equipos a intentar quitar la palabra por medio de amenazas y por medio de fuerza bruta; creo que si a la gente le dices ‘no hagas esto porque yo no te dejo hacer’, a la gente le van a dar más ganas de romper las reglas "Entonces creo que el acercamiento que tomaron está mal, no se debe prohibir la palabra, simplemente se les tiene que dar una alternativa, que ayude o que sea más positiva, que genere un bien a la sociedad, yo creo que va más por ahí; si la palabra no la satanizaran tanto, no la prohibieran tanto, no hubiera tanto atractivo para gritarla”, declaró el joven regiomontano.