FACEBOOK

VISTAS
08 de Noviembre del 2017

Rayados: Apartheid regio

La edición 113 del Clásico Regio vivirá uno de los episodios más polémicos en la historia del futbol mexicano, al discriminar a aficionados de Tigres
Así como en Sudáfrica se vivió una separación racial en la década de los 90, para presenciar el duelo del próximo sábado 18 de noviembre en el estadio BBVA, se tendrá una entre aficiones al futbol. Ya no bastará con tener abono y pasar los filtros de revisión para ir a este juego, gracias a la directiva rayada se tendrá que cumplir con una medida que afecta los derechos de los ciudadanos pero que de no cumplirse, evitará que se pueda ingresar a la casa de los Rayados. Y es que con el argumento de evitar actos de violencia, la directiva del Monterrey anunció que no se podrá entrar al estadio con playeras amarillas o de Tigres, es decir, estará discriminando a los aficionados por su gusto a un equipo. Este será un “apartheid regiomontano”, la directiva Rayada dirá quiénes sí y quiénes no podrán disfrutar del partido de futbol más esperado por los norteños. Esta medida simplemente le pone… MAS LEÑA AL FUEGO La directiva Rayada asegura que esto es para evitar violencia en el inmueble, pero simplemente está alimentando más la animadversión de unos y otros. En redes sociales ha comenzado a crecer esta división, la cual motivaría a que se pague con la misma moneda cuando Monterrey tenga que ir al Universitario, aunque la directiva de Tigres no ha hecho comentarios al respecto. Y mientras se habla de erradicar la violencia en el balompié nacional, estas decisiones de “seleccionar” a lo asistentes, de discriminar a los aficionados, solo motivan al odio. Esta medida también es clasista, porque habrá Tigres que sí podrán entrar sin problemas al BBVA… LOS VIP SÍ RUGIRÁN Y es que aquellos aficionados que tienen sus Palcos y que generalmente son más pudientes económicamente hablando, sí podrán entrar al BBVA portando sus colores felinos. Los seguidores auriazules que vayan a las zonas VIP, podrán portar los colores de Tigres sin que nadie les diga nada, es decir, ahí no se aplica este “Apartheid Regio” porque… pues porque tienen dinero, ellos no son violentos, ni agreden ni están propensos a agarrarse a golpes… o al menos así parece que lo ve la directiva del Monterrey. Los dirigentes albiazules dicen que no pueden garantizar la seguridad de los aficionados de Tigres, y esto fue por… LA AMBICIÓN DE VENDER El reglamento de la Liga MX dice claramente que los equipos tendrán que proporcionar una zona segura para los aficionados del equipo contrario, algo que el Club Monterrey decidió no cumplir. En el Estadio Tecnológico, anterior casa de los Rayados, sí existía la zona especial para los visitantes, ahora no, por ello los aficionados del equipo rival pueden sentarse en cualquier zona del inmueble, siempre y cuando cuenten con el abono para ingresar. Para el BBVA, se optó por vender todos los lugares posibles, es decir, sacrificar esa zona exclusiva para los visitantes y ofrecerla en abonos que superan los 11 mil pesos. Así habría más ganancias. Algo que desde el punto de vista económico fue bueno, pero que hoy obliga a Rayados a tomar… MEDIDAS EXTREMAS En Monterrey no quieren que haya conflicto entre las aficiones, que los felinos no griten ni festejen las anotaciones o un hipotético triunfo, como sucedió en el torneo pasado. Por ello se tomaron medidas extremas al estilo Donald Trump, en la que por los actos que hicieron algunos mexicanos, se castiga a todos tratando de poner un muro; o se le impide la entrada a Estados Unidos a ciudadanos de ciertos países. Así es como la directiva rayada quiere evitar la violencia, estableciendo un Apartheid para el Clásico Regio.