FACEBOOK

VISTAS
11 Septiembre 2017

Las reglas se rompen

La Liga MX reprogramó el partido Atlas-Tigres aunque los felinos pudieron ganar con el reglamento en la mano. Pero no es la única vez que los estatutos del futbol mexicano se incumplen
La Liga MX suspendió el partido Atlas-Tigres debido a un problema con una pantalla del estadio Jalisco. Sin embargo, los felinos pudieron haber apelado y ganar con el reglamento en la mano, pues según el artículo 66 del Reglamento de Sanciones, establece que en caso de no comprobarse una causa de fuerza mayor para la realización del partido, el equipo infractor perderá el partido 3-0. Las directivas de ambos conjuntos acordaron aplazar el partido, cuando se trataba de una clara negligencia por parte de la directiva tapatía. Pero esta no es la única ocasión en la que los reglamentos de la Liga MX quedan como adorno. Hace algunos días, el diario Récord reportó que el portero Antonio Iriarte González fue contratado de fuera de tiempo por el equipo Juárez FC. De acuerdo con el reglamento de competencia del Ascenso MX, artículo 30, el periodo de registro de los jugadores nacionales cerraba el 30 de junio y el arquero fue fichado el 24 de julio, luego de no haber entrado en planes con su antiguo club, Lobos de la BUAP, por lo que no fue negociado en el Draft en junio pasado, incumpliéndose así el reglamento. Otro caso que se ha pasado por alto es el tema de las barras y grupos de animación en los estadios. Según el artículo 28, inciso “a”, apartado “b” del Reglamento de Seguridad para Partidos Oficiales, las barras o grupos de animación de clubes locales y visitantes deberán situarse en la parte superior del estadio, en caso de que cuente con dos plantas. Sin embargo, nueve clubes del futbol mexicano incumplen con esta medida y la Federación Mexicana de Futbol se ha hecho de la vista gorda.