FACEBOOK

VISTAS
31 Agosto 2017

De bote pronto: Las mujeres toman fuerza

Las asistencias a los partidos de la Liga MX Femenil van en ascenso y esta semana dos partidos podrían volver a capturar la atención de los aficionados
Si bien la fecha FIFA paraliza las ligas más importantes alrededor del mundo, en nuestro país sí tendremos futbol gracias a la Liga MX femenil, que ha demostrado estar en crecimiento. Hemos visto cómo las entradas a estos partidos van aumentado, sobresale el caso del partido entre Pachuca y América que superó los 20 mil asistentes, es cierto que no se cobró la entrada, pero han habido partidos en que pese a esto no se registra un buen número de asistentes. En ese mismo duelo donde ambos equipos empataron 1-1, se dio un incidente que confirmó la seriedad con la que se pretende tomar este torneo, al menos de algunos clubes, como el Pachuca. La seguridad del estadio Hidalgo sacó del inmueble a un aficionado que estaba gritando “Ehhh Puta” cuando despejaba la portera rival. Ojalá en Nuevo León se comience a tomar con más seriedad la Liga MX Femenil, si bien Tigres le ha dado su espacio a su equipo al incluso incluirlo en la foto oficial con el equipo varonil y realizar dinámicas para que la afición conecte con el equipo, en Rayados se han quedado a medias. Este fin de semana será el primer Clásico Regiomontano Femenil en Liga, luego del que se disputó en la pasada Copa. El duelo luce por demás interesante, Tigres es líder de la competencia con 13 puntos, Rayados es cuarto con una unidad menos, pero lamentablemente no se podrá tener una entrada como la del partido entre Pachuca y América. Esto porque el club rayado decidió que solo los abonados podrán entrar al BBVA, sede del partido, es una decisión respetable, cada equipo pone sus reglas, pero deja pasar la oportunidad de vivir un Clásico más apasionado y vistoso. Aún así valdrá la pena ver este juego, así como el de América vs Pumas, que será incluso televisado por TDN. Esto nos demuestra que el futbol femenil va cobrando fuerza, y valdrá la pena estar al pendiente de lo que ahí suceda.